Venezuela y el monopolio de la generosidad

Puro sentimiento
El 6 de diciembre de 1998 Hugo Chávez llegó al poder por el voto popular; se cumplieron, pues, dos décadas de la revolución bolivariana en las postrimerías de 2018. Mi balance de este periodo espera por un libro que, promesa de año nuevo, escribiré pronto, pero en estas líneas me propongo un primer ejercicio que aborda un rasgo central de la época que inauguró la victoria del teniente coronel: el imperio del sentimentalismo, de esa degeneración del sentimiento que apela a la lágrima por contagio, a la emoción inmediata, al irracionalismo más puro. Una de las significaciones de la palabra sentimental, según la Real Academia de la Lengua Española, remite a la expresión exagerada de los sentimientos. Así, tirios y troyanos han sido embargados por el patetismo, la lástima, la exaltación de la propia bondad, la superioridad de los sentimientos personales frente a los sentimientos de los otros. No hablo de moral, de ética o de ideas políticas, sino de un curioso e irrefrenable impulso: presentarse como una suerte de corazón que camina, un generoso innato. Hay un gozo especial en mostrar “que se tiene alma”; los que no compartan el sentimentalismo son “desalmados”, se les “pudrió el alma” o “la perdieron”. En Venezuela, en resumen, se aspira siempre al monopolio de la generosidad.

En el nombre de los pobres
Hugo Chávez fue un experto en la política de las emociones. Intemperante, virulento y cursi, su militarismo rampante recordaba a Juan Domingo Perón pero su tendencia al patetismo recordaba más bien a Evita, la esposa del caudillo. Evita y Hugo murieron a causa del cáncer y parte de la población de sus respectivos países los lloró como huérfanos que pierden a sus padres. No pudo ser de otra manera pues los delirios religiosos que desatan estas personalidades histriónicas se relacionan directamente con su bondad personal, alimentada eso sí por el erario público. “Gracias, Chávez” o “Gracias a Chávez” se convirtió en una constante propagandística en la que el “pueblo pobre” agradecía al caudillo la bolsa de comida, la casa, el tratamiento médico o las infaltables becas, como si los recursos para tales asistencias fueran dádivas personales. Lo peor es que ya todas esas políticas habían sido instrumentadas por los gobiernos del periodo civil de la historia de Venezuela (1958-1998), pero la propaganda oficial las convirtió en actos de amor cristiano cuando no eran más que las clásicas políticas clientelares de reparto de renta petrolera, las cuales dejaron de funcionar luego de malbaratar el dinero proveniente de varios años de precios petroleros altísimos.

Chávez amaba al pueblo, lloraba de pena por los pobres en televisión, juraba que quería vivir con ellos en una casita en Catia; cantaba conmovedoras canciones que llevaban a sus correligionarios a las lágrimas. En nombre de los pobres, las políticas públicas dejaron de existir para convertirse en actos de caridad, en el regalo repartido a los niños sin padres en la navidad. Desde luego, la navidad no esperaba al mes de diciembre: tu voto por mi regalo, fue el eslogan de fondo de todas las campañas del difunto caudillo. Destruyó a Venezuela, mas qué bueno y compasivo era. Chávez siempre pretendió poseer el monopolio de la generosidad, qué duda cabe.

Soy opositor y quiero a los pobres
En vista de que hablar de libertades civiles no convencía a los partidarios del chavismo, la política opositora en parte se volcó a señalar las necesidades: servicios básicos, casa, comida, salud. Venezuela es un país de centroizquierda y ultraizquierda, así que no debe sorprendernos que la política tuviese este sesgo. De hecho, fue una táctica sensata señalar que el gobierno prometía y no cumplía. Lo curioso fue el contagio con el modo chavista de abordar el asunto pues el sentimentalismo empezó a hacer estragos. Recuerdo una escena de un conocido programa de televisión transmitido por el canal Globovisión hace ya unos cuantos años. El conductor del programa entrevistó a una mujer que vivía en una vivienda de cartón y zinc con cinco niños. La conclusión, después del llanto correspondiente acompañado de una música de violín melancólica, es que el gobierno debía dar casa, comida, salud y educación a la prole “porque este es un país muy rico”. No se habló desde luego de anticonceptivos ni de ese recuerdo de otros tiempos llamado “planificación familiar”. Así, en el nombre de la democracia, los sectores populares se convierten en una masa indiferenciada que se define solo por el estómago y no por su humanidad.

No es casualidad que el fracaso del chavismo en cuanto a proveer asistencia y no el mensaje opositor fuese la causa más importante del triunfo de la oposición en 2015, cuando se ganó la Asamblea Nacional. Es innegable que se hizo un esfuerzo gigantesco dentro de canales democráticos, esos que la revolución confiscó a partir de 2015, pero el discurso opositor le ha tenido temor a la fuerza populista del chavismo y ha tratado de disputarle el monopolio de la generosidad. En las elecciones presidenciales del 2012 se hizo el esfuerzo de copiar el discurso sentimentaloide de la revolución para ganar votantes, lo cual fracasó por la misma razón que falla alguien que intente conquistar a una persona imitando a su pareja. Existen políticos que han tratado de presentarse ante el electorado como ángeles protectores y no como líderes, denunciando la falta de comida y medicinas con un dramatismo que oculta la falta de alternativas y de un lenguaje propio. Eso sí, parecen muy generosos.

Los bondadosos de teclado
Las redes sociales atestiguan el sentimentalismo criollo como atmósfera irrespirable, sin respetar ideologías políticas. Abunda la cobardía pues los bondadosos en grupo pueden manifestar envidia, resentimiento, vulgaridad y un pedestre sentido de pertenencia al colocarse como uno más entre la mayoría acechante. Un ejemplo reciente: una joven insulta en Facebook a un exprofesor, en medio de la aprobación de sus amigos en esta red, porque no le gustó la película Roma, de Alfonso Cuarón, que, según ella, exalta a los pobres. El profesor es un desalmado que odia a los sectores populares, concluye la estudiante presumiblemente temblando de indignación. De forma pública, la joven se rasga las vestiduras y se arrepiente de haber tomado clases con el docente en cuestión, trocado en diabólica criatura porque no le gustó un filme mexicano. No cabe duda, la chica pretende el monopolio de la generosidad.

Pero este caso es si se quiere una tontería al lado de la exhibición de las dádivas en redes sociales, con lo cual se expone públicamente a las personas que las reciben en un contexto autoritario, signado por la escasez y la pobreza. Los bondadosos de teclado no conocen la discreción, desde luego, y pobre de quien les recuerde que la generosidad verdadera es discreta. Curiosamente, en nombre del amor, de la admiración, de la lealtad o de la solidaridad —indispensables para una vida digna de ser vivida, estoy convencida de ello—, los bondadosos del teclado devienen hienas salvajes que actúan “en cayapa”, como se dice en criollo. Ya lo señaló Freud: en masa los individuos son capaces de hacer lo que solos no se atreven.
Hay que prepararse para las hienas babeantes si se defienden la institucionalidad, el honor, el pudor, la discreción, el coraje personal, la responsabilidad sobre el propio destino, la racionalidad en política, el laicismo. Entre las hienas puede estar algún conocido que sorprende por su inquina: la periodista mediocre que no levanta cabeza, el profesor que se fue al exterior y cuyos consejos políticos nadie escucha, algún mediocre con unos tragos de más que teclea por soledad, o el sindicalista sin logros que se muere de envidia porque no ha podido irse de Venezuela. Son aspirantes menores del monopolio de la generosidad.

Dar lástima es una virtud
Causar lástima se ha convertido en un gesto bienvenido pues el chavismo ha elevado la pobreza a la condición de máxima virtud. De este modo, ser menesteroso y decirlo públicamente se ha convertido en una carta de presentación. Por esta razón, unos cuantos colegas aceptaron que los llamaran “pobresores” como forma de atraer la atención de la sociedad a su condición de necesitados. En la misma senda, un diputado de la república se quejó en plena sesión parlamentaria de sus problemas económicos, en medio de la catástrofe general del país. Para colmo, las nuevas generaciones se levantan respirando patetismo; en una oportunidad, una estudiante propuso en una asamblea en la que se discutía ir a huelga que se recogiera dinero entre los alumnos para solventar las necesidades de los docentes. Le dije a la joven que la Universidad Central de Venezuela, como institución pública autónoma, y los académicos a título personal no podíamos aceptar semejante cosa. La muchacha, inteligente y muy consciente, por demás, de la gravedad de la situación profesoral en Venezuela, comprendió al fin, pero le costó mucho aceptar, que la bondad personal puede convertirse en piedad peligrosa, como el título de la novela de Stefan Zweig.

El peligro de esta piedad reside en que se disuelve la frontera entre la vida privada y la actuación pública, la institucionalidad y el voluntarismo individual, la compasión efímera y la racionalidad mínima. Es de lamentar que en Venezuela se confunda la familia con la sociedad, otra herencia del monopolio de la generosidad pretendido por el chavismo: ¿Acaso tiene algo de malo tratar a un profesor o a un médico como se trata a un pariente en apuros que ha perdido el trabajo? ¿Acaso Chávez no era un buen padre dispuesto a satisfacer los requerimientos de su hijo el pueblo? ¿Acaso un eslogan no rezaba Chávez, corazón del pueblo?

La política angélica
El monopolio de la generosidad es ampliamente disputado cuando se trata de entrever el futuro de la atribulada Venezuela. Se han cometido gravísimos robos al erario público y violaciones atroces de los derechos humanos pero, por lo visto, hay gente tan pero tan buena que piensa que solo Cristo salva y que todos debemos sacrificarnos en la cruz del olvido con clavos de impunidad. La cursilería no escasea, tanto en las solemnes afirmaciones respecto a que los chavistas son “hermanos venezolanos”, como en los llamados al perdón y la reconciliación de cantantes de reguetón, por no hablar de políticos opositores que pretenden cohabitar con la tiranía. En todo caso, la impresión que da es que no se manejan adecuadamente los términos que se utilizan. En otras palabras, perdón y reconciliación no son sinónimos de impunidad y son perfectamente compatibles con la justicia, que no con la venganza. Pero como el lenguaje se ha podrido en estos años de ignominia y desastre, pareciera que hemos olvidado que la pedagogía política no está reñida con la precisión del vocabulario.

La política angélica, además, miente como miente el chavismo al servirse de la historia para engañar a los incautos. Decir por ejemplo que los estadounidenses establecieron relaciones de cooperación con alemanes y japoneses en lugar de destruirlos, y que, por lo tanto, debemos abrir los brazos al chavismo y fundirnos en patriótica unión, es por lo menos una tergiversación. Alemania fue bombardeada, invadida por los aliados y dividida en dos estados, además de que los jerarcas nazis y unos cuantos funcionarios fueron juzgados y terminaron sus días ejecutados o en la cárcel. Japón, por su parte, padeció dos bombas atómicas, lanzadas precisamente por los Estados Unidos. En resumen, la cooperación vino después de acciones muy duras. A título de qué se utilizan entonces estos ejemplos si se obvia la terrible lucha por medio de la cual el nazismo fue derrotado. Muy simple: dárselas de bueno pero al mismo tiempo pragmático. Una impostura, en definitiva.


Escrito por: Gisela Kozak Rovero en Literal Magazine

Venezuela la tímida garante de los Derechos de la Comunidad Trans

Si tuviésemos que personificar a Venezuela como una persona con la responsabilidad de estudiar, planear, investigar, establecer y hacer cumplir los derechos de las personas trans en un territorio y tiempo actual, penosamente deberíamos posicionarla como un agente débil, cobarde, olvidadizo y asustado en la ejecución de esa tarea, pues el país suramericano es el único en la región que no se ha molestado siquiera por evaluar la situación, social, económica o legal de los ciudadanos de la Comunidad LGBTI que hacen vida en esa nación.


Las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y trans de Venezuela afrontan hoy por hoy un vacío legal y una desidia en la protección social, estatus que todo ser humano precisa de manera inalienable e intransferible.

La Constitución de cada país representa el punto neurálgico de aplicación y goce de los derechos de los ciudadanos, documento que en la versión venezolana no incluye a la minoría LGBTI en ninguna de sus páginas, para darles reconocimiento, aceptación o visibilidad.

En palabras sencillas, la población LGBTI venezolana se encuentra envuelta en un abismo, en una condición de extrema vulnerabilidad jurídica, ya que es inexistente un escenario legislativo y jurídico, basado en políticas públicas de protección que blinden a las personas gays y lesbianas de la discriminación en todas sus formas.

¿Puede una minoría sobrevivir sin Derechos Sociales?

A lo largo de los años, sobre todo en la última década muchas han sido las promesas rotas sin cumplir por parte del Gobierno perpetuado en el poder en suelo venezolano, un socialismo que disfraza su inclusión con olvido, no existe si quiera un proyecto en vías de desarrollo que inserte en los Cámaras de Venezuela el tema LGBTI criollo.

Países como Argentina, Chile, Costa Rica o México, tienen en su haber formales leyes que han sido oficializadas para resguardar la integridad social de los hombres y mujeres que engrosan su comunidad trans, derechos a la identidad, cambio de nombre registral, acceso al campo laboral, derechos legales y mercantiles son los colchones sociales que estos Gobiernos han provisto para la minoría trans en sus territorios.

La odisea de la Comunidad Trans en territorio venezolano, pesadilla real y cercana

La sociedad venezolana en pleno vive una crisis humanitaria sin precedentes, enmarcada en el desabastecimiento de medicinas y alimentos, situación que día con día se acrecienta en una atmósfera de naturalidad inconsciente, el venezolano de a pie ha comenzado a acostumbrarse a pasos agigantados a este sigilo que el Gobierno ha aupado como una estrategia de control social a través de lo económico.

La realidad se magnifica cuando se trata de la población Trans, ya que el modus operandi estipula horas de interminables colas para adquirir productos de la cesta básica, o engorrosas listas por número de identificación para comprar medicamentos.

La agonía se intensifica cuando los encargados de este proceso quieren constatar la identidad de género con la apariencia de la persona, en auditoría con el documento de identidad, mismo que en Venezuela, por la inexistencia jurídica para cambio registral del nombre de acuerdo a la autoconcepción, no coincide con el aspecto físico de esta persona trans.

En reiteradas oportunidades, las personas trans venezolanas son víctimas de discriminación y abusos por parte de quienes se encargan de la venta y expendio de medicamentos o alimentos, al negarse de manera injusta y violenta a suministrarles los productos porque su cédula no refleja un nombre cónsono con la imagen que proyectan.

La incertidumbre de la violencia en los rincones de tu propia casa

El país natal tiene la obligación constitucional de garantizar seguridad social, resguardo y protección a sus ciudadanos sin distingo o discriminación alguna, Venezuela escapa de esta normativa, las personas trans son vulnerables a maltratos, vejaciones, criminalidad, abusos y hasta violaciones.

Las leyes venezolanas parecieran no estar diseñadas para esta indefensa minoría, las denuncias por estos maltratos no aplican, son echadas al olvido o retrasadas por los miembros de los cuerpos de seguridad posicionados en el territorio para tales fines; quienes se arman de valentía para dar parte a las autoridades deben además asumir el reto de soportar una extensión del sufrimiento, al tener que permitir que estos funcionarios hagan mofa o aminoren la gravedad del delito por tratarse de una persona trans.

Aún en la sociedad en Venezuela no se vislumbra un proceso real de aprobación de un marco legal y de políticas públicas que permitan el disfrute de derechos enmarcados para la comunidad trans y el resto de las LGBTI.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Venezolanos en el exilio acogidos por España padecen el “Síndrome de Ulises”


El Síndrome de Ulises ha sido tipificado como la secuela traumática que permanece en un individuo como consecuencia de una migración forzada, debe su nombre a dos de las más laureadas obras literarias universales, escritas por Homero, “La Ilíada” y “La Odisea”, novelas que relatan la travesía de Ulises al salir de Ítaca para librar la Guerra de Troya.


Los resultados de este estudio de investigación se centran en el llamado Duelo Migratorio, proceso que condensa las pérdidas y ganancias que experimentan los venezolanos al migrar de manera coaccionada, es decir, no por voluntad propia o elección mediada y evaluada.

 

 

“El viaje les pasa factura. Presentan síntomas como tristeza, nerviosismo, irritabilidad, llanto, dolor de cabeza… Es decir, es un cuadro de estrés, no una enfermedad mental”, afirma Joseba Achotegui, psiquiatra y profesor de la Universidad de Barcelona.

Tal es el caso de Daniel Gaviria, joven venezolano de 25 años, quien migró del país suramericano hace dos años impulsado por el acoso social al que fue sometido por su orientación sexual, este hombre llegó a la ciudad de Málaga a fungir en cualquier ocupación digna que le permitiera subsistir, dejando atrás su extensa preparación académica y vasto currículo.

Gaviria es licenciado en Educación, con un Máster en Educación Universitaria y un doctorado en Ciencias Gerenciales, títulos que tuvo que engavetar para aproximarse a las únicas oportunidades que tenía para laborar de manera honrada.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Centro Comercial en Venezuela epicentro de discriminación y abuso de poder

El Centro Comercial El Recreo, ubicado en la ciudad capital de Caracas en Venezuela, ha sido en los últimos años el icono negativo de ataques contra la Comunidad LGBTI del país suramericano, muchas han sido las denuncias silentes de acciones homofóbicas y abusos de poder dentro de este albergue de tiendas capitalino.


Los integrantes del cuerpo de seguridad privado que laboran en esta edificación han venido ejerciendo acciones de rechazo, y agresiones que representan una flagrante afrenta a los Derechos Humanos de las personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y transgéneros venezolanas que asisten a este complejo.

En este sentido, un simple acercamiento, una caricia, un abrazo o un beso es considerado un acto lascivo, inmoral y hasta ofensivo para estos agentes de seguridad privado quienes se aprontan a las personas en una intención intimidatoria que desencadena en la mayoría de los casos la humillación y expulsión del recinto comercial.

La invisibilización y la impunidad de estas determinaciones fuera de ley son la norma, pues las denuncias no son formalizadas por los agredidos quienes temen el escarnio público, las represalias o la intimidación por los agentes de la policía, responsables de tomar los correctivos correspondientes y hacer vale la justicia.

Asimismo, grupos de activistas, la minoría LGBTI y la sociedad gayfriendly en pleno clama porque las autoridades, el gobierno local, estatal y Nacional se apronten a evitar que estos actos discriminatorios se sigan cometiendo en la más absurda normalidad ante los ojos de cualquiera sin que esto sea tipificado como una acción fuera de la ley.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Discriminación por orientación sexual en el Centro Comercial El Recreo

El domingo 4 de noviembre del  año 2018, me encontraba en el centro comercial “El Recreo” tomándome una foto abrazado con mi pareja a eso de las cinco de la tarde, cuando viene un efectivo de seguridad a  decirnos:

“Buenas, ustedes no pueden estar haciendo esto, porque están cometiendo actos lascivos frente a niños que transitan  por esta área, varios vigilantes les han llamado la atención por lo que estaban haciendo y ustedes no hicieron caso, hay vídeos y fotos que lo comprueban.”

Ante estas palabras le pido que me indique en que ley o artículos está prohibido que yo este abrazado o besándome con mi pareja en aéreas privadas del centro comercial, le digo que no me quedare callado ante la injusticia y el acto de discriminación que está cometiendo hacia mí y mi acompañante; a lo cual él comienza hablar por radio y me indica “Vamos a la gerencia, para que denuncies de una vez ps”; decido acompañarlo hasta el depósito que me llevo y me dice “Entra y espera que llegue la gerente” al ver que me llevo a un deposito y no a la gerencia le digo repetidamente “NO voy a entrar hasta que llegue la gerente, no sé que me puedas hacer allá adentro, no confió en ustedes” él insistía en que mi acompañante y yo debíamos entrar a ese depósito, pero no nos dejamos intimidar y entramos justo cuando llego “la gerente”; en ese momento el jefe de seguridad da su versión de los hechos, alegando que a nosotros nos habían llamado la atención varias veces por hacer actos lascivos y que nosotros no debíamos hacerlo, que tenían pruebas de vídeos (las cuales les pedí que mostraran y no quisieron).

La gerente me dice:

¿Cómo le explico a mi hijo de 4 años que dos hombres se besan? a lo que le dije “Con educación lo puedes hacer, sino yo mismo se lo explico”; el jefe de seguridad se altera y me grita, a lo que le indico “Señor, yo pertenezco a un movimiento lgbtiq+ que busca reducir la discriminación por orientación sexual o identidad de género, la cual ustedes están cometiendo hoy, no me quedare callado y alzare la voz siempre porque esto es una injusticia, les repito díganme donde está la ley, o los artículos que me prohíben estar aquí con mi acompañante.”

Al ver mi respuesta otro seguridad me dice “Ah, es que tú eres abogado” le explico “No señor, soy defensor de los derechos humanos y activista lgbtiq+.”

Luego de esto; el jefe de seguridad nos pide la cédula y las anota en un papel (hasta ahora no se qué harán con esa información); les sigo diciendo que están cometiendo un acto de discriminación y que nos deben respetar, ante esto el seguridad nos dice “Pero si quieren hacer eso, váyanse a un HOTEL, no saben lo rico que es hacerlo ahí.”

No pude aguantar más ofensas hacia nosotros y les pido que nos dejen ir, que nosotros no sabíamos que en ese centro comercial era prohibido ser homosexual; el seguridad nos responde “Es que por eso lo hacemos, para que no vengan homofóbicos a agredirlos y a matarlos.” Les indico que los homofóbicos están siendo ellos por discriminarnos y no permitirnos ser libres.

Al final la gerente nos dice “Yo en estos caso llamó a poliCaracas, pero como tú me dijiste que perteneces a eso (Diversxs) no lo haré, váyanse, ya saben que no pueden hacer esto aquí.”

Salimos del depósito y el seguridad comienza hablar con nosotros y nos dice que él ha encontrado a personas teniendo relaciones sexuales en las escaleras del centro comercial, a lo cual le digo “señor,  no puede confundir las cosas, nosotros cuando usted llego estábamos abrazados tomándonos la foto.”

Lo único que nos dijo fue “Hasta luego, ya saben que no pueden hacer eso aquí.”

Esto me sucedió a mí, Lenin Castellano y a mi pareja (Que no revelare nombre por su seguridad, ya que se encuentra muy nervioso ante lo que nos sucedió) en Caracas, Venezuela.

Está discriminación me fortalece a seguir movilizándome por la diversidad y luchar para que en mi país respeten y reconozcan a la comunidad Lgbtiq+.

Les pido a quienes lean está carta, la difundan y visibilicen nuestro caso; basta de que en el Centro Comercial El Recreo sigan discriminando y excluyendo a la comunidad LGBTIQ+.

Lenin Castellano

Posdata: La foto que ven está carta es una de las tantas que me tome en “El Recreo” antes de que llegara seguridad.

Mis Redes Sociales:

Twitter  e Instagram: @Leninscs

Hallan el cadáver del estilista Sergio Duarte Zambrano luego de dos meses desaparecido

Sergio José Duarte Zambrano, estilista de la Organización “Miss Venezuela”, desapareció en el mes de julio luego de que presuntamente discutiera con su novio, Eliezer González Guzmán, quien encabezaba hasta hace unos días la lista de sospechosos de la desaparición del profesional del estilismo.


Según declaraciones oficiales de Douglas Rico, director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), González confesó haber sido el autor intelectual y material del asesinato de Sergio Duarte, quien además señaló el lugar donde improvisó una fosa para luego depositar el cuerpo sin vida de la víctima fatal.

En este sentido, se hizo de conocimiento público que este crimen de odio cometido en contra de este reconocido miembro de la Comunidad LGBTI y además admirado profesional del mundo del espectáculo venezolano, lo materializó Eliecer González con la ayuda de cuatro sujetos, quienes secundaron el lamentable crimen.

 

Por otra parte, familiares y amigos de Sergio Duarte, exigen a las autoridades que se esclarezca este crimen basado en la intolerancia y la homofobia, exhortan al Cuerpo de Homicidios del CICPC encargados de las investigaciones del caso que no tipifiquen este delito como un crimen pasional o ajuste de cuentas, pues aseguran que la saña de esta ejecución nada tiene que ver con estos avales.

Venezuela se encuentra sumergida en una ola gigantesca de violencia, donde diariamente se cometen homicidios hacia la Comunidad LGBTI, sin que exista garantía alguna de justicia o en el mejor de los casos resguardo, o protección a la vida.

Los miembros del Cuerpo de Inteligencia responsable de las averiguaciones afirman que se encuentran tras la pista de los cuatro sujetos inculpados en el hecho delictivo y que hasta ahora se encuentran prófugos de la justicia.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela patea la mesa del Matrimonio Igualitario

Hermann Escarrá, abogado constitucionalista adepto al Gobierno venezolano, quien funge en la actualidad como diputado a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), declaró que luchará con todo el poder que lo inviste para evitar a toda costa el Matrimonio Igualitario en Venezuela. De esta manera el constituyentista se opuso a la intención del país suramericano de incluir en la Constitución la Unión Civil entre personas del mismo sexo.


“He sostenido invariablemente que rechazo lo que llaman el matrimonio igualitario y defiendo la familia y la vida, y lo haré cualquiera sea la consecuencia”, escribió el abogado en su cuenta oficial de Twitter.

 

Asimismo, Escarrá amenazó con mantener su postura de rechazo ante el matrimonio igualitario en suelo venezolano sin importar las consecuencias, pues considera que dar legalidad a este derecho sería formalizar un hecho antinatura.

“El Artículo 77 constitucional declara que el matrimonio lo es entre un hombre y una mujer y se funda en el libre consentimiento y la igualdad”, destacó.

A raíz de esta determinación las redes sociales de la nación suramericana han sido bombardeadas en contra del constitucionalista quien ha sido acusado entre otras cosas de faltar a su palabra.

 

 

En este sentido, el abogado alega que la decisión ha sido tomada sin que nada ni nadie pueda darle un giro a tal sentencia, “47 jueces por unanimidad declararon la inexistencia del matrimonio homosexual con fundamento en el Derecho Natural”, dijo.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicacion VeneDiver

15 de agosto – Aniversario de “Venezuela Diversa”

Hoy arriba a su décimo primer aniversario “Venezuela Diversa”, Asociación Civil que nació con el ideario de su fundador Yonatan Matheus, quien es fiel precursor de la lucha por los Derechos Humanos de la vapuleada Comunidad LGBTI de Venezuela, país que lo vio nacer y unos años más tarde partir para forjar raíces y alzar vuelo en otras latitudes de pluripintos contextos y espacios.


Han sido años de esfuerzos inconmensurables, de batallas demandantes, pero sin lugar a dudas satisfactorias, Venezuela Diversa y quienes laboran en ella se hinchan de emoción al ver crecer en valores y experiencia esta organización humana en pro del Colectivo LGBTI.

 

Extendemos nuestra más sincera felicitación a su creador y artífice y a la loable labor que realizan día con día para desde este pequeño universo materializar ayudas palpables y un espaldarazo a la Minoría de Gays, Lesbianas, bisexuales, Transexuales y Transgénero que necesitan esa mano amiga que sin temor VeneDiver les suministra.

 

 

 

¡Felicidades Venezuela Diversa! Qué sean muchos años más de sueños realizados y anhelos por cumplir. ¡Feliz Cumpleaños número 11!

 

 

Javier Eduardo Méndez – @javowardo – Coordinación de Comunicación VeneDiver

“Miss Venezuela” emprenderá la aceptación de mujeres transgénero en próximas ediciones

La Organización “Miss Venezuela” informó que a partir de este año y para las próximas ediciones asumirán a todas aquellas mujeres transgéneros que decidan participar en el concurso de belleza al postularse a los castings y sortear las pruebas preliminares, así lo hizo saber en rueda de prensa la nueva directora de Comunicaciones y Relaciones Públicas, María Gabriela Isler.


El certamen realizó una reestructuración ética y lingüística dentro de la normativa del evento para dar cabida a las mujeres transgénero en miras a conservar el espíritu de inclusión y diversidad.

“Aceptamos participantes de sexo femenino. El reglamento no indica que sea de nacimiento. Estamos para evolucionar y crear, basándonos en enaltecer y poner a la mujer venezolana donde merece”, destacó Isler.

 

Toda esta oleada de reestructuraciones en los concursos de belleza mundial comenzó a surgir desde la inclusión de la primera mujer transgénero en Miss España este año, Ángela Ponce, quien no solo participó, sino que se alzó con la corona en la noche final, haciendo historia en este tipo de certámenes.

La recién estrenada directiva de la organización Miss Venezuela, formada por las exmisses de este concurso Jackeline Aguilera Miss Mundo 1995, Nina Sicilia Miss International 1985 y la Miss Universe 2013 María Gabriela Isler, expresaron la marcada intención de la competencia venezolana de asumir el reto de inclusión.

 

“Es una simbiosis perfecta con lo que siempre ha sido mi esencia en la cual no me he querido desligar nunca, que es el tema de la belleza y de los reinados tanto en Venezuela como en el exterior”, dijo Sicilia.

Javier Eduardo Méndez -@javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Fundación “Reflejos Venezuela” empodera a la Comunidad LGBTI

La Fundación “Reflejos Venezuela” organizó un foro en la ciudad de Caracas, capital de Venezuela, con el fin de empoderar a la Comunidad LGBTI de ese país suramericano a través de la información efectiva, el contenido presentó los pasos para el reconocimiento y la defensa de las personas con orientación sexual diversa.


En una coalición con la organización Defiende Venezuela, se llevó a cabo esta actividad sobre la discriminación y el reconocimiento de los derechos humanos a la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales venezolanos.

Margarita Rojas, directora de Reflejos Venezuela recalcó la importancia del manejo de los derechos para tener la invaluable opción de no solo exigirlos sino aceptarlos, hizo énfasis además en el hecho de vivir con plenitud la ciudadanía venezolana en libertad y sin etiquetas.

“Nosotros como homosexuales, lesbianas, bisexuales, personas transgénero e intersexuales tenemos el mismo deber y derecho de ser ciudadanos en Venezuela por igualdad. Todos los derechos para todas las personas, por los mismos nombres sin etiquetas y estamos en pro de eso”, apuntó Rojas.

Rojas manifestó estar en la lucha por garantizar a los adolescentes LGBTI las herramientas para aceptar su orientación sexual, identidad y expresión de género, así como también ser garantes de los seguimientos pertinentes a crímenes de odio y discriminación contra la minoría LGBTI, sobre todo los más jóvenes.

“En muchos casos estas situaciones extremas los ha llevado al suicidio, situaciones de calle, a no tener acceso a la educación. Estos son casos que tienen que ser conocidos y tenemos que ser la voz de lo que no pueden y tener responsabilidad para que esos derechos humanos sean reconocidos”, destacó.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Édgar Carrasco el venezolano “entendido de izquierda”

Édgar Carrasco padre y creador del génesis del activismo LGBTI en Venezuela, pionero y precursor de la lucha por los derechos de los hombres gays de la época de los 70´s, homosexuales que estaban energizados por los eventos que revolucionaban el mundo, los eventos de Stonewall, la muerte de Jimi Hendryx y Elvis Presley y el escándalo de Watergate, cobijaron a los venezolanos homosexuales a recorrer mundo y ver que estaba pasando en la movida gay.


Muy a pesar de la evidente discriminación de la Venezuela de “Antaño”, con la realidad LGBTI y quienes tildaron este arriesgado movimiento social de Carrasco como “El Grupo de las Locas Comunistas”, se inició la revuelta social de los primeros gays que alzaron la voz dejando ver que allí estaban dispuestos a no detener la novel lucha venezolana.

Este oriundo de La Guaira funda el “Movimiento Entendido” en 1979, pero su lucha inicia mucho antes al ser punta de lanza en su propia historia y aceptación de su realidad, ya que es bien sabido que para poder liderar debes haber batallado en solitario tus propias luchas y así refieren a su espíritu inquieto y libertario quienes los conocen y lo apoyaron en esta iniciativa LGBTI criolla.

“Desde muy temprano sabía que era diferente, pero lo asumí muy tarde en comparación con muchas personas. Siempre lo rechacé y me acerqué mucho a la iglesia porque creía que Dios me lo iba a resolver”, destaca Carrasco.

 

Este asumido activista se ve movido por la pérdida de seres muy queridos en manos del SIDA, trágico evento que lo llevó a crear una fundación para paliar de alguna manera los estragos que hacía este mal en la Caracas de ese entonces, capitulo en su leyenda personal que lo marcó de por vida.

Sin lugar a dudas la Población LGBTI venezolana precisa pagar tributo a este luchador social, que se afianzó en su carrera como abogado litigante para llevar a feliz término duras batallas en pro de los hombres gay de su era, que rebota de manera directa y certera en la nuestra.

¡Gracias Édgar Carrasco, pues honor a quien honor merece!

Javier Eduardo Méndez – @javowardo /Coordinación de Comunicación VeneDiver

Mérida celebra histórica marcha por los derechos de la Comunidad LGBTI de Venezuela

El sábado 14 de julio fue la fecha que marcó hito en la lucha por los derechos de la Comunidad de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales y Transgénero, el colectivo de Mérida abarrotó las calles y avenidas en un grito solemne por la exigencia y reivindicación de los derechos fundamentales de la población LGBTI de Venezuela.


La Plaza de las Heroínas fue el epicentro desde donde arrancó la multitudinaria marcha para exigir a las instituciones estatales y nacionales, el reconocimiento, protección y garantía de los derechos civiles y humanos de la diversidad sexual del territorio nacional, pues se hizo un llamamiento al establecimiento de las bases para la dignificación de la población LGBTI, minoría olvidada por el Gobierno central y regional respectivamente.

 

“Aún existen retos impresionantes en materia institucional para garantizar la dignidad de personas LGBTIQ+. Las instituciones merideñas aún no están preparadas para responder oportunamente a las necesidades y urgencias profundas del colectivo. Hay funcionarios que creen que esto es un asunto ajeno a sus competencias, que esto es un asunto de palmadas en la espalda”, denunció Jau Ramírez, director del movimiento SOMOS.

El reconocimiento de derechos civiles como matrimonio igualitario, ley de identidad de género, tipificación de crímenes de odio, el cese de la brutalidad policial y judicial y políticas públicas estadales, fueron las exigencias que se dejaron escuchar a todo pulmón por los activistas que se plantaron en la tarima al final de la histórica marcha en la “Ciudad de los Caballeros”.

Asimismo, los manifestantes asistentes a la Pride Mérida 2018, hicieron uso de la etiqueta #QueNosVean, con la que se posicionaron en las redes, haciendo un llamamiento a las autoridades venezolanas y la asociación civil para el apoyo dela Comunidad LGBTI criolla.

“Librar a Mérida de odio por un día. Y conjugar a la ciudadanía desde las esperanzas, desde lo que nos une y no de lo que nos divide. La comunidad LGBTIQ+ no está sola. Hoy ha quedado más que claro”, expresó la vocería de SOMOS.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Somos una organización de carácter social, promotora del respeto a la dignidad humana que nace el 15 de agosto de 2007, con la finalidad de promover y defender los derechos humanos de las personas Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersexuales en Venezuela.

J-296063737

Escríbenos





Nuestros contactos

Caracas, Venezuela

+58-212-000.00.00

venezueladiversa@gmail.com