Venezuela la tímida garante de los Derechos de la Comunidad Trans

220 Views

Si tuviésemos que personificar a Venezuela como una persona con la responsabilidad de estudiar, planear, investigar, establecer y hacer cumplir los derechos de las personas trans en un territorio y tiempo actual, penosamente deberíamos posicionarla como un agente débil, cobarde, olvidadizo y asustado en la ejecución de esa tarea, pues el país suramericano es el único en la región que no se ha molestado siquiera por evaluar la situación, social, económica o legal de los ciudadanos de la Comunidad LGBTI que hacen vida en esa nación.


Las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y trans de Venezuela afrontan hoy por hoy un vacío legal y una desidia en la protección social, estatus que todo ser humano precisa de manera inalienable e intransferible.

La Constitución de cada país representa el punto neurálgico de aplicación y goce de los derechos de los ciudadanos, documento que en la versión venezolana no incluye a la minoría LGBTI en ninguna de sus páginas, para darles reconocimiento, aceptación o visibilidad.

En palabras sencillas, la población LGBTI venezolana se encuentra envuelta en un abismo, en una condición de extrema vulnerabilidad jurídica, ya que es inexistente un escenario legislativo y jurídico, basado en políticas públicas de protección que blinden a las personas gays y lesbianas de la discriminación en todas sus formas.

¿Puede una minoría sobrevivir sin Derechos Sociales?

A lo largo de los años, sobre todo en la última década muchas han sido las promesas rotas sin cumplir por parte del Gobierno perpetuado en el poder en suelo venezolano, un socialismo que disfraza su inclusión con olvido, no existe si quiera un proyecto en vías de desarrollo que inserte en los Cámaras de Venezuela el tema LGBTI criollo.

Países como Argentina, Chile, Costa Rica o México, tienen en su haber formales leyes que han sido oficializadas para resguardar la integridad social de los hombres y mujeres que engrosan su comunidad trans, derechos a la identidad, cambio de nombre registral, acceso al campo laboral, derechos legales y mercantiles son los colchones sociales que estos Gobiernos han provisto para la minoría trans en sus territorios.

La odisea de la Comunidad Trans en territorio venezolano, pesadilla real y cercana

La sociedad venezolana en pleno vive una crisis humanitaria sin precedentes, enmarcada en el desabastecimiento de medicinas y alimentos, situación que día con día se acrecienta en una atmósfera de naturalidad inconsciente, el venezolano de a pie ha comenzado a acostumbrarse a pasos agigantados a este sigilo que el Gobierno ha aupado como una estrategia de control social a través de lo económico.

La realidad se magnifica cuando se trata de la población Trans, ya que el modus operandi estipula horas de interminables colas para adquirir productos de la cesta básica, o engorrosas listas por número de identificación para comprar medicamentos.

La agonía se intensifica cuando los encargados de este proceso quieren constatar la identidad de género con la apariencia de la persona, en auditoría con el documento de identidad, mismo que en Venezuela, por la inexistencia jurídica para cambio registral del nombre de acuerdo a la autoconcepción, no coincide con el aspecto físico de esta persona trans.

En reiteradas oportunidades, las personas trans venezolanas son víctimas de discriminación y abusos por parte de quienes se encargan de la venta y expendio de medicamentos o alimentos, al negarse de manera injusta y violenta a suministrarles los productos porque su cédula no refleja un nombre cónsono con la imagen que proyectan.

La incertidumbre de la violencia en los rincones de tu propia casa

El país natal tiene la obligación constitucional de garantizar seguridad social, resguardo y protección a sus ciudadanos sin distingo o discriminación alguna, Venezuela escapa de esta normativa, las personas trans son vulnerables a maltratos, vejaciones, criminalidad, abusos y hasta violaciones.

Las leyes venezolanas parecieran no estar diseñadas para esta indefensa minoría, las denuncias por estos maltratos no aplican, son echadas al olvido o retrasadas por los miembros de los cuerpos de seguridad posicionados en el territorio para tales fines; quienes se arman de valentía para dar parte a las autoridades deben además asumir el reto de soportar una extensión del sufrimiento, al tener que permitir que estos funcionarios hagan mofa o aminoren la gravedad del delito por tratarse de una persona trans.

Aún en la sociedad en Venezuela no se vislumbra un proceso real de aprobación de un marco legal y de políticas públicas que permitan el disfrute de derechos enmarcados para la comunidad trans y el resto de las LGBTI.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Comenta aquí

Somos una organización de carácter social, promotora del respeto a la dignidad humana que nace el 15 de agosto de 2007, con la finalidad de promover y defender los derechos humanos de las personas Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersexuales en Venezuela.

J-296063737

Escríbenos





Nuestros contactos

Caracas, Venezuela

+58-212-000.00.00

venezueladiversa@gmail.com