• Become an activist

    If you gonna make it better

  • Next Meeting

    23/08/2017

  • Yout Support

    May Help Us

Venezuela y el monopolio de la generosidad

Puro sentimiento El 6 de diciembre de 1998 Hugo Chávez llegó al poder por el voto popular; se cumplieron, pues, dos décadas de la revolución bolivariana en las postrimerías de 2018. Mi balance de este periodo espera por un libro que, promesa de año nuevo, escribiré pronto, pero en estas líneas me propongo un primer ejercicio que aborda un rasgo central de la época que inauguró la victoria del teniente coronel: el imperio del sentimentalismo, de esa degeneración del sentimiento que apela a la lágrima por contagio, a la emoción inmediata, al irracionalismo más puro. Una de las significaciones de la palabra sentimental, según la Real Academia de la Lengua Española, remite a la expresión exagerada de los sentimientos. Así, tirios y troyanos han sido embargados por el patetismo, la lástima, la exaltación de la propia bondad, la superioridad de los sentimientos personales frente a los sentimientos de los otros. No hablo de moral, de ética o de ideas políticas, sino de un curioso e irrefrenable impulso: presentarse como una suerte de corazón que camina, un generoso innato. Hay un gozo especial en mostrar “que se tiene alma”; los que no compartan el sentimentalismo son “desalmados”, se les “pudrió el alma” o “la perdieron”. En Venezuela, en resumen, se aspira siempre al monopolio de la generosidad. En el nombre de los pobres Hugo Chávez fue un experto en la política de las emociones. Intemperante, virulento y cursi, su militarismo rampante recordaba a Juan Domingo Perón pero su tendencia al patetismo recordaba más bien a Evita, la esposa del caudillo. Evita y Hugo murieron a causa del cáncer y parte de la población de sus respectivos países los lloró como huérfanos que pierden a sus padres. No pudo ser de otra manera pues los delirios religiosos que desatan estas personalidades histriónicas se relacionan directamente con su bondad personal, alimentada eso sí por el erario público. “Gracias, Chávez” o “Gracias a Chávez” se convirtió en una constante propagandística en la que el “pueblo pobre” agradecía al caudillo la bolsa de comida, la casa, el tratamiento médico o las infaltables becas, como si los recursos para tales asistencias fueran dádivas personales. Lo peor es que ya todas esas políticas habían sido instrumentadas por los gobiernos del periodo civil de la historia de Venezuela (1958-1998), pero la propaganda oficial las convirtió en actos de amor cristiano cuando no eran más que las clásicas políticas clientelares de reparto de renta petrolera, las cuales dejaron de funcionar luego de malbaratar el dinero proveniente de varios años de precios petroleros altísimos. Chávez amaba al pueblo, lloraba de pena por los pobres en televisión, juraba que quería vivir con ellos en una casita en Catia; cantaba conmovedoras canciones que llevaban a sus correligionarios a las lágrimas. En nombre de los pobres, las políticas públicas dejaron de existir para convertirse en actos de caridad, en el regalo repartido a los niños sin padres en la navidad. Desde luego, la navidad no esperaba al mes de diciembre: tu voto por mi regalo, fue el eslogan de fondo de todas las campañas del difunto caudillo. Destruyó a Venezuela, mas qué bueno y compasivo era. Chávez siempre pretendió poseer el monopolio de la generosidad, qué duda cabe. Soy opositor y quiero a los pobres En vista de que hablar de libertades civiles no convencía a los partidarios del chavismo, la política opositora en parte se volcó a señalar las necesidades: servicios básicos, casa, comida, salud. Venezuela es un país de centroizquierda y ultraizquierda, así que no debe sorprendernos que la política tuviese este sesgo. De hecho, fue una táctica sensata señalar que el gobierno prometía y no cumplía. Lo curioso fue el contagio con el modo chavista de abordar el asunto pues el sentimentalismo empezó a hacer estragos. Recuerdo una escena de un conocido programa de televisión transmitido por el canal Globovisión hace ya unos cuantos años. El conductor del programa entrevistó a una mujer que vivía en una vivienda de cartón y zinc con cinco niños. La conclusión, después del llanto correspondiente acompañado de una música de violín melancólica, es que el gobierno debía dar casa, comida, salud y educación a la prole “porque este es un país muy rico”. No se habló desde luego de anticonceptivos ni de ese recuerdo de otros tiempos llamado “planificación familiar”. Así, en el nombre de la democracia, los sectores populares se convierten en una masa indiferenciada que se define solo por el estómago y no por su humanidad. No es casualidad que el fracaso del chavismo en cuanto a proveer asistencia y no el mensaje opositor fuese la causa más importante del triunfo de la oposición en 2015, cuando se ganó la Asamblea Nacional. Es innegable que se hizo un esfuerzo gigantesco dentro de canales democráticos, esos que la revolución confiscó a partir de 2015, pero el discurso opositor le ha tenido temor a la fuerza populista del chavismo y ha tratado de disputarle el monopolio de la generosidad. En las elecciones presidenciales del 2012 se hizo el esfuerzo de copiar el discurso sentimentaloide de la revolución para ganar votantes, lo cual fracasó por la misma razón que falla alguien que intente conquistar a una persona imitando a su pareja. Existen políticos que han tratado de presentarse ante el electorado como ángeles protectores y no como líderes, denunciando la falta de comida y medicinas con un dramatismo que oculta la falta de alternativas y de un lenguaje propio. Eso sí, parecen muy generosos. Los bondadosos de teclado Las redes sociales atestiguan el sentimentalismo criollo como atmósfera irrespirable, sin respetar ideologías políticas. Abunda la cobardía pues los bondadosos en grupo pueden manifestar envidia, resentimiento, vulgaridad y un pedestre sentido de pertenencia al colocarse como uno más entre la mayoría acechante. Un ejemplo reciente: una joven insulta en Facebook a un exprofesor, en medio de la aprobación de sus amigos en esta red, porque no le gustó la película Roma, de Alfonso Cuarón, que, según ella, exalta a los pobres. El profesor es un desalmado que odia a los sectores populares, concluye la estudiante presumiblemente temblando de indignación. De forma pública, la joven se rasga las vestiduras y se arrepiente de haber tomado clases con el docente en cuestión, trocado en diabólica criatura porque no le gustó un filme mexicano. No cabe duda, la chica pretende el monopolio de la generosidad. Pero este caso es si se quiere una tontería al lado de la exhibición de las dádivas en redes sociales, con lo cual se expone públicamente a las personas que las reciben en un contexto autoritario, signado por la escasez y la pobreza. Los bondadosos de teclado no conocen la discreción, desde luego, y pobre de quien les recuerde que la generosidad verdadera es discreta. Curiosamente, en nombre del amor, de la admiración, de la lealtad o de la solidaridad —indispensables para una vida digna de ser vivida, estoy convencida de ello—, los bondadosos del teclado devienen hienas salvajes que actúan “en cayapa”, como se dice en criollo. Ya lo señaló Freud: en masa los individuos son capaces de hacer lo que solos no se atreven. Hay que prepararse para las hienas babeantes si se defienden la institucionalidad, el honor, el pudor, la discreción, el coraje personal, la responsabilidad sobre el propio destino, la racionalidad en política, el laicismo. Entre las hienas puede estar algún conocido que sorprende por su inquina: la periodista mediocre que no levanta cabeza, el profesor que se fue al exterior y cuyos consejos políticos nadie escucha, algún mediocre con unos tragos de más que teclea por soledad, o el sindicalista sin logros que se muere de envidia porque no ha podido irse de Venezuela. Son aspirantes menores del monopolio de la generosidad. Dar lástima es una virtud Causar lástima se ha convertido en un gesto bienvenido pues el chavismo ha elevado la pobreza a la condición de máxima virtud. De este modo, ser menesteroso y decirlo públicamente se ha convertido en una carta de presentación. Por esta razón, unos cuantos colegas aceptaron que los llamaran “pobresores” como forma de atraer la atención de la sociedad a su condición de necesitados. En la misma senda, un diputado de la república se quejó en plena sesión parlamentaria de sus problemas económicos, en medio de la catástrofe general del país. Para colmo, las nuevas generaciones se levantan respirando patetismo; en una oportunidad, una estudiante propuso en una asamblea en la que se discutía ir a huelga que se recogiera dinero entre los alumnos para solventar las necesidades de los docentes. Le dije a la joven que la Universidad Central de Venezuela, como institución pública autónoma, y los académicos a título personal no podíamos aceptar semejante cosa. La muchacha, inteligente y muy consciente, por demás, de la gravedad de la situación profesoral en Venezuela, comprendió al fin, pero le costó mucho aceptar, que la bondad personal puede convertirse en piedad peligrosa, como el título de la novela de Stefan Zweig. El peligro de esta piedad reside en que se disuelve la frontera entre la vida privada y la actuación pública, la institucionalidad y el voluntarismo individual, la compasión efímera y la racionalidad mínima. Es de lamentar que en Venezuela se confunda la familia con la sociedad, otra herencia del monopolio de la generosidad pretendido por el chavismo: ¿Acaso tiene algo de malo tratar a un profesor o a un médico como se trata a un pariente en apuros que ha perdido el trabajo? ¿Acaso Chávez no era un buen padre dispuesto a satisfacer los requerimientos de su hijo el pueblo? ¿Acaso un eslogan no rezaba Chávez, corazón del pueblo? La política angélica El monopolio de la generosidad es ampliamente disputado cuando se trata de entrever el futuro de la atribulada Venezuela. Se han cometido gravísimos robos al erario público y violaciones atroces de los derechos humanos pero, por lo visto, hay gente tan pero tan buena que piensa que solo Cristo salva y que todos debemos sacrificarnos en la cruz del olvido con clavos de impunidad. La cursilería no escasea, tanto en las solemnes afirmaciones respecto a que los chavistas son “hermanos venezolanos”, como en los llamados al perdón y la reconciliación de cantantes de reguetón, por no hablar de políticos opositores que pretenden cohabitar con la tiranía. En todo caso, la impresión que da es que no se manejan adecuadamente los términos que se utilizan. En otras palabras, perdón y reconciliación no son sinónimos de impunidad y son perfectamente compatibles con la justicia, que no con la venganza. Pero como el lenguaje se ha podrido en estos años de ignominia y desastre, pareciera que hemos olvidado que la pedagogía política no está reñida con la precisión del vocabulario. La política angélica, además, miente como miente el chavismo al servirse de la historia para engañar a los incautos. Decir por ejemplo que los estadounidenses establecieron relaciones de cooperación con alemanes y japoneses en lugar de destruirlos, y que, por lo tanto, debemos abrir los brazos al chavismo y fundirnos en patriótica unión, es por lo menos una tergiversación. Alemania fue bombardeada, invadida por los aliados y dividida en dos estados, además de que los jerarcas nazis y unos cuantos funcionarios fueron juzgados y terminaron sus días ejecutados o en la cárcel. Japón, por su parte, padeció dos bombas atómicas, lanzadas precisamente por los Estados Unidos. En resumen, la cooperación vino después de acciones muy duras. A título de qué se utilizan entonces estos ejemplos si se obvia la terrible lucha por medio de la cual el nazismo fue derrotado. Muy simple: dárselas de bueno pero al mismo tiempo pragmático. Una impostura, en definitiva.
Escrito por: Gisela Kozak Rovero en Literal Magazine

Declaración Universal de los Derechos Humanos… realidad de 70 años de data

Cada ser humano tiene una posición privilegiada que ha de ser protegida por la legislación de los Gobiernos del mundo que deberían ser aplicados en franco resguardo de la vida misma, estos derechos empiezan a contemplarse desde el mismo momento en que la persona abre sus ojos al mundo, y en otros contextos sociales, antes de este momento debe ser respetado de igual manera el derecho a la vida.
Entre texto y contexto
En este sentido, se prevé un marco de legalidad que procure la protección de la existencia, que propicie en primer lugar las condiciones inherentes a la categoría humana para que de este modo garantizar como requisito inalienable la dignidad, el bienestar de las personas a través de la formalización de los denominados derechos humanos.
En exactitud rememorativa

Fue la ciudad de las luces el epicentro de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948. Este documento declarativo, contentivo de 30 artículos que recogen las bases para la aplicación de los derechos que vendrían a blindar la existencia de los seres humanos en todo el planeta fue oficializado en París, Francia.

Estos apartados están ubicados en los fundamentos básicos en término de beneficios y gracias que precisa todo ser humano para su óptimo desarrollo, preceptos inspirados en la Carta de San Francisco del 26 de junio de 1945.

El ABC de los Derechos Humanos Derechos humanos fundamentales inquebrantables

Derechos civiles y políticos: Engloban la posibilidad de participación ciudadanía y las libertades inherentes de la condición humana. 1. Derecho a la vida 2. Derecho a no ser sometido ni sometida a esclavitud ni servidumbre 3. Derecho a no recibir daños ni torturas. 4. Derecho a la no discriminación. 5. Derecho a que nadie sea detenido arbitrariamente. 6. Derecho a la presunción de inocencia 7. Derecho a la privacidad. 8. Derecho a la libre circulación, a buscar asilo y a tener una nacionalidad. 9. Derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión, opinión y expresión 10. Derecho a participar en la vida política Derechos económicos, sociales y culturales: Permiten el desarrollo óptimo de los seres humanos en inquebrantable existencia. 1. Derecho a recibir un salario digno y a tener tiempo para descansar 2. Derecho a recibir protección social. 3. Derecho a la alimentación. 4. Derecho a la salud. 5. Derecho a la vivienda 6. Derecho a la cultura y la ciencia. 7. Derecho humano al trabajo y al descanso.
“La libertad de expresión es la base de los derechos humanos, la raíz de la naturaleza humana y la madre de la verdad. Matar la libertad de expresión es insultar los derechos humanos, reprimir la naturaleza humana o suprimir la verdad”. Liu Xiaobo, Premio Nobel de la Paz 2010.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

30 años de incansable labor contra el SIDA en cada rincón del mundo

A propósito de la conmemoración de un año más de trabajo fehaciente contra los embates del SIDA, día de ardua labor que arribó a 30 años ininterrumpidos en la búsqueda de alternativas de solución y la cooperación mundial para hacer frente a este flagelo; fecha en que los pueblos del mundo se unen en consciente coalición para dar luces a la cura y previa investigación de esta enfermedad.

Se forjan en todo el globo campañas en torno a este bien común, talento humano con vocación de servicio que sirve de plataforma para encaminar con formalidad a esta labor, labor de ayuda, de empatía, de solidaridad, de cercanía, prontitud, resguardo y aliento de vida, de esperanza y apoyo, pues son muchas las aristas que circundan esta realidad médica.

Muchas son las caras que sirven de marco para sostener la cruda realidad que viven miles de personas con VIH, una sonrisa y una palabra de aliento es de vital importancia cuando se atraviesa este camino, a veces se ignora lo importante de un hombro cercano para estas personas que se creen solas y hasta abandonadas cuando este diagnóstico las toma por sorpresa y les cambia de forma abrupta su realidad.
Un poco de Historia… Érase una vez.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó en 1988 el 1 de diciembre, como el “Día Mundial de la Lucha contra el SIDA”, nombre que fue cambiado en 2011 por “Día Internacional de la Acción contra el SIDA”, en un intento por deslastrar esta conmemoración de actos violentos, belicistas o de conflicto, ya que por el contrario esta fecha pretende empoderar a las organizaciones del mundo a trabajar en conjunto para aminorar y en algún punto no lejano acabar de manera definitiva con este flagelo que anualmente quita la vida a millones de personas en todo el planeta.

Cada año esta fecha inicia con un lema que impulsa las actividades encaminadas a la lucha contra el SIDA a nivel mundial, 2018 eligió “Conoce tu Estado”, frase que exhorta a las personas del globo a realizarse la prueba para conocer su real situación médica y descartar así la propagación del SIDA.

  ¡De mitos y otras leyendas! A lo largo del camino recorrido para conocer los pormenores de esta pandemia mundial, incontables son las mentiras que se ciernen alrededor del VIH y del SIDA, por ello nunca es tarde para aclarar aquellas dudas que aún hoy hacen estrago en el adecuado manejo de esta enfermedad.
1. Los abrazos, besos, caricias y lágrimas más allá de demostrar tu afecto por esa persona que está infectada no generará ningún efecto negativo en ti, acaba con el estigma y la falsa concepción de que estos simples y cotidianos actos pueden contagiarte. 2. Compartir un café, u otra bebida del mismo envase no dejará ninguna secuela que lamentar, más allá de la grata compañía que tendrás y del momento inolvidable que atesorarás después de la charla y la mágica conexión con ese ser humano a tu lado.

3. Un firme y auténtico apretón de manos, nada dejará más que el sello de un saludo real y cercano, no dejes de saludar con la mayor de la naturalidad pues nada has de temer.

4. Hacer el amor con el debido uso de preservativos garantizará tu tranquilidad y la inigualable oportunidad de disfrute y de recordatorio que esta condición médica no es una excusa para evitar ser feliz e intercambiar piel, pasión y sentimientos.

5. Hacer uso de los mismos lugares sanitarios como baños públicos, saunas, duchas, o disfrutar de lugares de distracción como piscinas o playas, jamás representará un lugar de riesgo o en el que debas tener un cuidado especial, descuida y vive con naturalidad.

Venezuela Diversa extiende su invitación a ser empáticos con esta realidad, te propone hacer la diferencia desde tu espacio más próximo para hacer del mundo un mejor lugar en colaboración por el exterminio de este escenario, protégete, vela por tu salud sexual.

Es por ello que Venezuela Diversa aúna esfuerzos en pro de la labor contra el SIDA, fungiendo como un monitor cercano para la información, para aproximar a las personas a direccionar esfuerzos y ser garantes de la lucha que año tras año, día con día, asociaciones, organizaciones, y gobiernos emprenden por afianzar la investigación en miras al alcance de una cura para este Síndrome que acecha de manera sigilosa al planeta.

¡Viva el Día Internacional de la Acción contra el SIDA!

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Conmemoración del Día Mundial de la Acción contra el Sida 2018

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL CON OCASIÓN DEL DÍA MUNDIAL DE LA ACCIÓN
1 de diciembre de 2018 Treinta años después del primer Día Mundial de la acción contra el Sida, la respuesta al VIH se encuentra ante una encrucijada. El camino que escojamos definirá el curso de la epidemia: ¿pondremos fin al sida de aquí a 2030 o tendrán que seguir las generaciones futuras soportando la carga de esta devastadora enfermedad? Son más de 77 millones las personas que han resultado infectadas por el VIH, y más de 35 millones las que han fallecido por enfermedades relacionadas con el sida. Se han hecho progresos enormes en cuanto al diagnóstico y el tratamiento, y gracias a los esfuerzos de prevención se han evitado millones de nuevas infecciones. No obstante, el ritmo del avance no es acorde con la ambición mundial. El número de infecciones por el VIH no disminuye con suficiente rapidez. Algunas regiones se están quedando rezagadas, y los recursos financieros son insuficientes. El estigma y la discriminación siguen impidiendo que se avance, especialmente en los grupos de población clave —como los hombres gais y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, las trabajadoras y trabajadores sexuales, las personas transgénero, las personas que se inyectan drogas, las reclusas y reclusos y las personas migrantes— y las mujeres jóvenes y las adolescentes. Además, una de cada cuatro personas que viven con el VIH no saben que tienen el virus, lo que les impide tomar decisiones informadas sobre prevención, tratamiento y otros servicios de atención y apoyo. Todavía queda tiempo para generalizar la realización de las pruebas del VIH, para posibilitar el acceso de un mayor número de personas al tratamiento, para destinar más recursos a la prevención de nuevas infecciones, y para acabar con el estigma. En este momento tan crítico, debemos tomar el camino correcto. ONUSIDA

Venezuela la tímida garante de los Derechos de la Comunidad Trans

Si tuviésemos que personificar a Venezuela como una persona con la responsabilidad de estudiar, planear, investigar, establecer y hacer cumplir los derechos de las personas trans en un territorio y tiempo actual, penosamente deberíamos posicionarla como un agente débil, cobarde, olvidadizo y asustado en la ejecución de esa tarea, pues el país suramericano es el único en la región que no se ha molestado siquiera por evaluar la situación, social, económica o legal de los ciudadanos de la Comunidad LGBTI que hacen vida en esa nación.

Las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y trans de Venezuela afrontan hoy por hoy un vacío legal y una desidia en la protección social, estatus que todo ser humano precisa de manera inalienable e intransferible.

La Constitución de cada país representa el punto neurálgico de aplicación y goce de los derechos de los ciudadanos, documento que en la versión venezolana no incluye a la minoría LGBTI en ninguna de sus páginas, para darles reconocimiento, aceptación o visibilidad.

En palabras sencillas, la población LGBTI venezolana se encuentra envuelta en un abismo, en una condición de extrema vulnerabilidad jurídica, ya que es inexistente un escenario legislativo y jurídico, basado en políticas públicas de protección que blinden a las personas gays y lesbianas de la discriminación en todas sus formas.

¿Puede una minoría sobrevivir sin Derechos Sociales?
A lo largo de los años, sobre todo en la última década muchas han sido las promesas rotas sin cumplir por parte del Gobierno perpetuado en el poder en suelo venezolano, un socialismo que disfraza su inclusión con olvido, no existe si quiera un proyecto en vías de desarrollo que inserte en los Cámaras de Venezuela el tema LGBTI criollo. Países como Argentina, Chile, Costa Rica o México, tienen en su haber formales leyes que han sido oficializadas para resguardar la integridad social de los hombres y mujeres que engrosan su comunidad trans, derechos a la identidad, cambio de nombre registral, acceso al campo laboral, derechos legales y mercantiles son los colchones sociales que estos Gobiernos han provisto para la minoría trans en sus territorios.
La odisea de la Comunidad Trans en territorio venezolano, pesadilla real y cercana

La sociedad venezolana en pleno vive una crisis humanitaria sin precedentes, enmarcada en el desabastecimiento de medicinas y alimentos, situación que día con día se acrecienta en una atmósfera de naturalidad inconsciente, el venezolano de a pie ha comenzado a acostumbrarse a pasos agigantados a este sigilo que el Gobierno ha aupado como una estrategia de control social a través de lo económico.

La realidad se magnifica cuando se trata de la población Trans, ya que el modus operandi estipula horas de interminables colas para adquirir productos de la cesta básica, o engorrosas listas por número de identificación para comprar medicamentos.

La agonía se intensifica cuando los encargados de este proceso quieren constatar la identidad de género con la apariencia de la persona, en auditoría con el documento de identidad, mismo que en Venezuela, por la inexistencia jurídica para cambio registral del nombre de acuerdo a la autoconcepción, no coincide con el aspecto físico de esta persona trans. En reiteradas oportunidades, las personas trans venezolanas son víctimas de discriminación y abusos por parte de quienes se encargan de la venta y expendio de medicamentos o alimentos, al negarse de manera injusta y violenta a suministrarles los productos porque su cédula no refleja un nombre cónsono con la imagen que proyectan.
La incertidumbre de la violencia en los rincones de tu propia casa
El país natal tiene la obligación constitucional de garantizar seguridad social, resguardo y protección a sus ciudadanos sin distingo o discriminación alguna, Venezuela escapa de esta normativa, las personas trans son vulnerables a maltratos, vejaciones, criminalidad, abusos y hasta violaciones. Las leyes venezolanas parecieran no estar diseñadas para esta indefensa minoría, las denuncias por estos maltratos no aplican, son echadas al olvido o retrasadas por los miembros de los cuerpos de seguridad posicionados en el territorio para tales fines; quienes se arman de valentía para dar parte a las autoridades deben además asumir el reto de soportar una extensión del sufrimiento, al tener que permitir que estos funcionarios hagan mofa o aminoren la gravedad del delito por tratarse de una persona trans.
Aún en la sociedad en Venezuela no se vislumbra un proceso real de aprobación de un marco legal y de políticas públicas que permitan el disfrute de derechos enmarcados para la comunidad trans y el resto de las LGBTI.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Migración Forzada: Realidad Aumentada para los Activistas LGBTI venezolanos

Las fronteras están representadas en la cartografía mundial con puntos y rayas, en diversas latitudes se presume que los límites territoriales son invisibles, por lo que no representan un bloqueo entre una nación y otra, sin embargo, en nuestra actualidad, países enteros han invertido energías, talento humano y cantidades irrisorias de dinero para hacer de estas barreras una estructura nada modesta y que no pueda por razón alguna pasar desapercibida.

Las vallas fronterizas establecidas en países como Estados Unidos -por nombrar un ejemplo cercano- pudiesen generar temor a movilizarse a aquellos pobladores que por alguna razón vislumbran otra región como la tierra prometida, no obstante, hay quienes a pesar de las murallas que bloquean el libre acceso entre naciones se avalanchan a la aventura de probar suerte en otro suelo.


El mismo es el caso de los migrantes que pertenecen de manera inequívoca a la Comunidad LGBTI mundial, seres humanos que ve acrecentada la urgencia de salir de sus tierras natales o segundas residencias debido al acoso y la ejecución de factores externos que los privan de sus derechos fundamentales, y vulneran su condición inherentemente humana. Cuando la Migración Forzada se viste de Tricolor y ocho estrellas
Las estadísticas sustentan y acreditan las cifras de las personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y transgéneros que son apuntaladas a la migración forzada como única escapatoria; en este sentido, y a raíz del ascenso al poder del Socialismo a Sudamérica, específicamente en Venezuela, miles son los activistas de la minoría LGBTI que se han visto obligados a salir por los caminos verdes de su amada patria, viendo destruidos sus sueños, proyectos profesionales y metas personales.

Más allá del romanticismo, el cliché social y la lucha política, los defensores de los derechos humanos del Colectivo homosexual en el país suramericano debieron levar anclas y a costa de un dolor interno y un impulso externo y malsano salir de Venezuela sin la opción de darle una segunda revisión a esta decisión.

Las razones van desde la persecución política, la crisis humanitaria, la discriminación por orientación sexual e identidad de género, la escaza o inexistente seguridad social, hasta la búsqueda de una mejor calidad de vida o salvar la vida misma, pues en Venezuela los tratamientos antirretrovirales y medicamentos para las infecciones oportunistas no existen.

¿Razones?… Muchas, ¿El resultado?… El mismo: Salir de Venezuela
La migración venezolana ha venido en exponencial aumento en los últimos 2 años, sobre todo para los activistas y personas homosexuales VIH positivas, obligados por las condiciones crónicas de salud que afronta Venezuela en esta temática, es en demasía restringido el acceso a las pruebas de detención primaria del virus, las fórmulas lácteas para los neonatos de madres con VIH, o simples preservativos para la prevención de la propagación del virus en el país.
Sistema político dictatorial para apabullar a los que si tienen voz
La Comunidad LGBTI se ha revestido de una gallardía considerable en las últimas décadas para denunciar, exigir y luchar por la consolidación de los derechos más fundamentales y las reivindicaciones sociales y jurídicas que merece la Población homosexual venezolana, todas éstas razones suficientes para que el Gobierno de turno enfile sus alcances contra estos defensores que se han parado firmes ante la injusticia y la inacción de unos gobernantes que han hecho caso omiso de los reclamos de esta vapuleada minoría. Se ha hecho una cacería de brujas en los últimos años para acallar a estos representantes, hasta el punto de obligarlos a salir del territorio nacional, posicionándolos en otros lugares del mundo en el estatus migratorio de “Inmigrantes”.
El calvario de ser diferente en un mundo de tan iguales

En términos sociales, Venezuela aún se posiciona en el peldaño del atraso y la involución, si hablamos de la aceptación, la tolerancia y el respeto hacia la identidad de género, la orientación sexual y la expresión de género; esta nación se encuentra hoy por hoy en pañales, sus pobladores difícilmente consideran estas realidades como un hecho existente y considerable, el machismo y el desconocimiento hace estragos en la ciudadanía venezolana, arrinconando a la población LGBTI criolla a la desidia y al acoso flagrante y extremo, otro atenuante para la migración forzada desde la tierra de Bolívar.

La movilización no siempre es autónoma, libre o auto gestionada, muchas veces los éxodos se dan a raíz de factores externos que obligan a miles de ciudadanos a huir de sus países de origen, en una especie de estampida que solo intenta de manera desesperada dejar atrás el terror, la violencia, la persecución, la discriminación, la tragedia y la hambruna. Proceso que vive hoy Venezuela de manera vívida y acrecentada.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

La Resiliencia llega a la Comunidad LGBTI como estado ideal de la sociedad moderna

Es mundialmente conocido que la Resiliencia es esa casi mágica capacidad que han madurado los seres humanos de la actualidad para superar los obstáculos, sortear las desavenencias y enfrentar dificultades con la mejor de las gallardías y con una sonrisa, almibarada de una súper actitud positiva como la guinda del pastel, lo mismo empieza a ocurrirle a la Comunidad LGBTI del mundo entero, quienes desde su pequeño y vapuleado universo deben a fuerza mirar las vicisitudes con renovado optimismo.

La oleada de altercados y tropiezos que enfrenta la Población de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y transgéneros del globo inicia este siglo con la utilización de esta estrategia psicológica de ser abanderados de la resiliencia como la única opción posible, “adaptarte, evolucionar o morir”.

     

Vladimir Putin, Donald Trump, Jair Bolsonaro y Recep Tayyip Erdogan, son cuatro de los muchos jefes de Estado del mundo que han iniciado sin miramientos campañas de desprestigio contra la comunidad LGBTI de sus naciones, logrando además la vulneración de derechos y la preocupante persecución y criminalización de la homosexualidad, situación que ha llevado al Colectivo LGBTI a huir de estos países.

“La ofensiva ultraconservadora contra los derechos de homosexuales y transexuales es un retroceso democrático que debe ser combatido por toda la sociedad”, destaca la publicación El País de España.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Alertan sobre posible normalidad de la criminalización de la Homosexualidad

El trabajo literario “¿Es justificable discriminar? Una discusión cultural sobre Estado de Derecho, libertades y sexualidad”, del escritor, abogado y defensor de los Derechos Humanos de la Comunidad LGBTI, Herman Duarte, pretende alertar sobre la normalidad con la que se ha podido estar viendo la criminalización de la homosexualidad en muchas partes del mundo.

El experto en leyes afirma que ha estado en constante lucha por eliminar el estigma que se cierne sobre la orientación sexual de las personas de la Población LGBTI mundial, en relación a la problemática que se suscita cuando la ciudadanía comienza a aceptar y asumir que ciertamente ser gay es un crimen.

Duarte dio estas declaraciones en el marco de la celebración del “Foro Centroamericano sobre Derechos de las Personas LGBTI”, que se desarrolló en Guatemala. “Se han naturalizado la discriminación, la libertad de expresión y la libertad religiosa en niveles extremos”, destacó el abogado.

Asimismo, Duarte esboza sus declaraciones con el apoyo de un sondeo de la Asociación Internacional LGBTI de 2016 que afirma que entre 44 y 66 por ciento de los encuestados apoyan con total convicción que la homosexualidad sea considerada un crimen; esta medición estadística fue realizada en 11 países de toda América Latina.
“El peligro es que los neutros se pasen del lado de quienes estuvieron de acuerdo. Debemos combatir el peligro de ver ilegal la homosexualidad”, puntualiza el activista.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Caravana LGBTI migrante sigue su paso hacia territorio estadounidense

Centroamérica experimenta uno de los éxodos más numerosos y polémicos de su historia, dentro de la llamada caravana de migrantes está inmersa una representación bien nutrida de la Comunidad LGBTI, quienes al igual que los muchos latinos en el mismo recorrido, salieron de sus países de origen huyendo de la miseria, la hambruna, la violencia, la persecución y hasta la castración de derechos humanos.

Los migrantes apertrechados en variados grupos continúan su viaje hacia Estados Unidos, estas personas se encuentran en el estado de Tijuana, en México, acercándose día con día a la frontera estadounidense, meta que según sus propias convicciones los acercarán al alcance de una mejor vida y el popular “Sueño Americano”.

  La Población de gays, lesbianas, transexuales, bisexuales y transgéneros que emprendieron esta ruta hacia al norte del continente no escapan de este anhelo de arribar a la tierra del Tío Sam para ver materializada su ilusión de mejorar sus estándares de supervivencia.
“Sé que no será fácil, pero no importa cuánto tiempo debemos esperar. Quiero vivir en un país donde se respeten las leyes y donde uno pueda vivir en paz y tranquilidad”, resaltó Leidi Mejía, de 23 años, mujer transexual en la caravana.

Los caminantes se mantienen firmes a llegar a Baja California, región fronteriza con Estados Unidos, a pesar de las amenazas y restricciones que ha anunciado la administración de Donald Trump desde el inicio de la partida desde Honduras y otras naciones de América Central.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Sacerdotes gayfriendly en pugna con sector eclesiástico luterano de Finlandia

La Iglesia Evangélica Luterana establecida en Finlandia vivencia en la actualidad una separación de sus representantes debido a la inclusión de la ley de matrimonios para homosexuales en ese país europeo, reforma aceptada en 2017, y que ha irrumpido en la unidad de este sector de la iglesia.

Los estatutos legales de Finlandia exhortan a la Iglesia a llevar a cabo ceremonias de unión a personas del mismo sexo, postura que los pastores gayfriendly aúpan y apoyan sin miramientos.

 “La situación actual hace posible que los ministros realicen una desobediencia civil. Si casan a la gente, será registrado oficialmente como un matrimonio eclesiástico”, asegura Peter Nynäs sacerdote progay de la Iglesia Luterana.

 

Los sacerdotes conocidos popularmente como “Curas Arcoíris” –por su apoyo a la Comunidad LGBTI- sostienen un enfrentamiento con otro grupo de representantes de esa iglesia, quienes se plantan como radicales y van en contra de esta determinación de permitir la unión religiosa para parejas del mismo sexo.

“Desafortunadamente, las bodas religiosas para parejas del mismo sexo todavía son controvertidas en nuestra Iglesia. Sin embargo, no hay restricciones para este tipo de matrimonios en nuestras sagradas escrituras, en el dogma o en la legislación eclesiástica”, destacan los pastores opositores.

Con esta determinación los cimientos de la iglesia evangélica luterana se ven tambaleados en espera de la decisión de asumir esta evolución a raíz del dinamismo de aceptación, inclusión y respeto de la diversidad sexual, estipulada y promovida por la sociedad civil y jurídica de Finlandia.

“Muchas parejas del mismo sexo quieren que la Iglesia y Dios sean parte de su matrimonio, que lo bendigan con su santa presencia y los apoyen a lo largo de toda su vida. Un matrimonio civil no es lo mismo para estas personas”, resaltan los curas arcoíris.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Justicia de Honduras vapulea recurso para legalizar Matrimonio Igualitario

La Corte Suprema de Justicia de Honduras rechazó el recurso introducido por la Comunidad LGBTI hondureña para declarar legal la unión entre personas del mismo sexo, alegando que este petitorio carecía de basamentos legales sostenibles y lo calificó como inadmisible.

“El recurso acarrea falta de legitimación, ya que no presentan documentos que acrediten estar legitimado”, destaca la vocería de la Corte.

En este sentido, Melvin Duarte, vocero del Poder Judicial hondureño, destacó que la introducción del recurso no tiene el suficiente respaldo legal para ser admitido y más aún aprobado por el Estado de Honduras, definiéndolo además como un documento inconstitucional.

Sin embargo, se dejó abierta la posibilidad de hacer una nueva entrega de este exhorto bajo los parámetros exigidos por la justicia hondureña. “Se declaró inadmisible, pero se les dice que tienen opción de volver a presentarlo bajo los parámetros que acrediten estar legitimado”, dijo Duarte.

Por otra parte, se prevé lograr la modificación del artículo 112 de la Constitución hondureña que estipula la unión legal solo entre personas de sexo opuesto, destacando que “Se reconoce el derecho del hombre y de la mujer a contraer matrimonio, así como la igualdad jurídica de los cónyuges”.

Asimismo, la Comunidad LGBTI apela a las ordenanzas expresadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos que exhortan al respeto y a la aceptación de los derechos de las parejas formadas por personas del mismo sexo.

“Asegurar la protección de todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están constituidas con parejas heterosexuales”, puntualiza.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo – Coordinación de Comunicación VeneDiver

Venezolanos en el exilio acogidos por España padecen el “Síndrome de Ulises”


El Síndrome de Ulises ha sido tipificado como la secuela traumática que permanece en un individuo como consecuencia de una migración forzada, debe su nombre a dos de las más laureadas obras literarias universales, escritas por Homero, “La Ilíada” y “La Odisea”, novelas que relatan la travesía de Ulises al salir de Ítaca para librar la Guerra de Troya.

Los resultados de este estudio de investigación se centran en el llamado Duelo Migratorio, proceso que condensa las pérdidas y ganancias que experimentan los venezolanos al migrar de manera coaccionada, es decir, no por voluntad propia o elección mediada y evaluada.

    “El viaje les pasa factura. Presentan síntomas como tristeza, nerviosismo, irritabilidad, llanto, dolor de cabeza… Es decir, es un cuadro de estrés, no una enfermedad mental”, afirma Joseba Achotegui, psiquiatra y profesor de la Universidad de Barcelona.

Tal es el caso de Daniel Gaviria, joven venezolano de 25 años, quien migró del país suramericano hace dos años impulsado por el acoso social al que fue sometido por su orientación sexual, este hombre llegó a la ciudad de Málaga a fungir en cualquier ocupación digna que le permitiera subsistir, dejando atrás su extensa preparación académica y vasto currículo.

Gaviria es licenciado en Educación, con un Máster en Educación Universitaria y un doctorado en Ciencias Gerenciales, títulos que tuvo que engavetar para aproximarse a las únicas oportunidades que tenía para laborar de manera honrada.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Somos una organización de carácter social, promotora del respeto a la dignidad humana que nace el 15 de agosto de 2007, con la finalidad de promover y defender los derechos humanos de las personas Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersexuales en Venezuela.

J-296063737

Escríbenos





Nuestros contactos

Caracas, Venezuela

+58-212-000.00.00

venezueladiversa@gmail.com