Venezuela y el monopolio de la generosidad

Puro sentimiento
El 6 de diciembre de 1998 Hugo Chávez llegó al poder por el voto popular; se cumplieron, pues, dos décadas de la revolución bolivariana en las postrimerías de 2018. Mi balance de este periodo espera por un libro que, promesa de año nuevo, escribiré pronto, pero en estas líneas me propongo un primer ejercicio que aborda un rasgo central de la época que inauguró la victoria del teniente coronel: el imperio del sentimentalismo, de esa degeneración del sentimiento que apela a la lágrima por contagio, a la emoción inmediata, al irracionalismo más puro. Una de las significaciones de la palabra sentimental, según la Real Academia de la Lengua Española, remite a la expresión exagerada de los sentimientos. Así, tirios y troyanos han sido embargados por el patetismo, la lástima, la exaltación de la propia bondad, la superioridad de los sentimientos personales frente a los sentimientos de los otros. No hablo de moral, de ética o de ideas políticas, sino de un curioso e irrefrenable impulso: presentarse como una suerte de corazón que camina, un generoso innato. Hay un gozo especial en mostrar “que se tiene alma”; los que no compartan el sentimentalismo son “desalmados”, se les “pudrió el alma” o “la perdieron”. En Venezuela, en resumen, se aspira siempre al monopolio de la generosidad.

En el nombre de los pobres
Hugo Chávez fue un experto en la política de las emociones. Intemperante, virulento y cursi, su militarismo rampante recordaba a Juan Domingo Perón pero su tendencia al patetismo recordaba más bien a Evita, la esposa del caudillo. Evita y Hugo murieron a causa del cáncer y parte de la población de sus respectivos países los lloró como huérfanos que pierden a sus padres. No pudo ser de otra manera pues los delirios religiosos que desatan estas personalidades histriónicas se relacionan directamente con su bondad personal, alimentada eso sí por el erario público. “Gracias, Chávez” o “Gracias a Chávez” se convirtió en una constante propagandística en la que el “pueblo pobre” agradecía al caudillo la bolsa de comida, la casa, el tratamiento médico o las infaltables becas, como si los recursos para tales asistencias fueran dádivas personales. Lo peor es que ya todas esas políticas habían sido instrumentadas por los gobiernos del periodo civil de la historia de Venezuela (1958-1998), pero la propaganda oficial las convirtió en actos de amor cristiano cuando no eran más que las clásicas políticas clientelares de reparto de renta petrolera, las cuales dejaron de funcionar luego de malbaratar el dinero proveniente de varios años de precios petroleros altísimos.

Chávez amaba al pueblo, lloraba de pena por los pobres en televisión, juraba que quería vivir con ellos en una casita en Catia; cantaba conmovedoras canciones que llevaban a sus correligionarios a las lágrimas. En nombre de los pobres, las políticas públicas dejaron de existir para convertirse en actos de caridad, en el regalo repartido a los niños sin padres en la navidad. Desde luego, la navidad no esperaba al mes de diciembre: tu voto por mi regalo, fue el eslogan de fondo de todas las campañas del difunto caudillo. Destruyó a Venezuela, mas qué bueno y compasivo era. Chávez siempre pretendió poseer el monopolio de la generosidad, qué duda cabe.

Soy opositor y quiero a los pobres
En vista de que hablar de libertades civiles no convencía a los partidarios del chavismo, la política opositora en parte se volcó a señalar las necesidades: servicios básicos, casa, comida, salud. Venezuela es un país de centroizquierda y ultraizquierda, así que no debe sorprendernos que la política tuviese este sesgo. De hecho, fue una táctica sensata señalar que el gobierno prometía y no cumplía. Lo curioso fue el contagio con el modo chavista de abordar el asunto pues el sentimentalismo empezó a hacer estragos. Recuerdo una escena de un conocido programa de televisión transmitido por el canal Globovisión hace ya unos cuantos años. El conductor del programa entrevistó a una mujer que vivía en una vivienda de cartón y zinc con cinco niños. La conclusión, después del llanto correspondiente acompañado de una música de violín melancólica, es que el gobierno debía dar casa, comida, salud y educación a la prole “porque este es un país muy rico”. No se habló desde luego de anticonceptivos ni de ese recuerdo de otros tiempos llamado “planificación familiar”. Así, en el nombre de la democracia, los sectores populares se convierten en una masa indiferenciada que se define solo por el estómago y no por su humanidad.

No es casualidad que el fracaso del chavismo en cuanto a proveer asistencia y no el mensaje opositor fuese la causa más importante del triunfo de la oposición en 2015, cuando se ganó la Asamblea Nacional. Es innegable que se hizo un esfuerzo gigantesco dentro de canales democráticos, esos que la revolución confiscó a partir de 2015, pero el discurso opositor le ha tenido temor a la fuerza populista del chavismo y ha tratado de disputarle el monopolio de la generosidad. En las elecciones presidenciales del 2012 se hizo el esfuerzo de copiar el discurso sentimentaloide de la revolución para ganar votantes, lo cual fracasó por la misma razón que falla alguien que intente conquistar a una persona imitando a su pareja. Existen políticos que han tratado de presentarse ante el electorado como ángeles protectores y no como líderes, denunciando la falta de comida y medicinas con un dramatismo que oculta la falta de alternativas y de un lenguaje propio. Eso sí, parecen muy generosos.

Los bondadosos de teclado
Las redes sociales atestiguan el sentimentalismo criollo como atmósfera irrespirable, sin respetar ideologías políticas. Abunda la cobardía pues los bondadosos en grupo pueden manifestar envidia, resentimiento, vulgaridad y un pedestre sentido de pertenencia al colocarse como uno más entre la mayoría acechante. Un ejemplo reciente: una joven insulta en Facebook a un exprofesor, en medio de la aprobación de sus amigos en esta red, porque no le gustó la película Roma, de Alfonso Cuarón, que, según ella, exalta a los pobres. El profesor es un desalmado que odia a los sectores populares, concluye la estudiante presumiblemente temblando de indignación. De forma pública, la joven se rasga las vestiduras y se arrepiente de haber tomado clases con el docente en cuestión, trocado en diabólica criatura porque no le gustó un filme mexicano. No cabe duda, la chica pretende el monopolio de la generosidad.

Pero este caso es si se quiere una tontería al lado de la exhibición de las dádivas en redes sociales, con lo cual se expone públicamente a las personas que las reciben en un contexto autoritario, signado por la escasez y la pobreza. Los bondadosos de teclado no conocen la discreción, desde luego, y pobre de quien les recuerde que la generosidad verdadera es discreta. Curiosamente, en nombre del amor, de la admiración, de la lealtad o de la solidaridad —indispensables para una vida digna de ser vivida, estoy convencida de ello—, los bondadosos del teclado devienen hienas salvajes que actúan “en cayapa”, como se dice en criollo. Ya lo señaló Freud: en masa los individuos son capaces de hacer lo que solos no se atreven.
Hay que prepararse para las hienas babeantes si se defienden la institucionalidad, el honor, el pudor, la discreción, el coraje personal, la responsabilidad sobre el propio destino, la racionalidad en política, el laicismo. Entre las hienas puede estar algún conocido que sorprende por su inquina: la periodista mediocre que no levanta cabeza, el profesor que se fue al exterior y cuyos consejos políticos nadie escucha, algún mediocre con unos tragos de más que teclea por soledad, o el sindicalista sin logros que se muere de envidia porque no ha podido irse de Venezuela. Son aspirantes menores del monopolio de la generosidad.

Dar lástima es una virtud
Causar lástima se ha convertido en un gesto bienvenido pues el chavismo ha elevado la pobreza a la condición de máxima virtud. De este modo, ser menesteroso y decirlo públicamente se ha convertido en una carta de presentación. Por esta razón, unos cuantos colegas aceptaron que los llamaran “pobresores” como forma de atraer la atención de la sociedad a su condición de necesitados. En la misma senda, un diputado de la república se quejó en plena sesión parlamentaria de sus problemas económicos, en medio de la catástrofe general del país. Para colmo, las nuevas generaciones se levantan respirando patetismo; en una oportunidad, una estudiante propuso en una asamblea en la que se discutía ir a huelga que se recogiera dinero entre los alumnos para solventar las necesidades de los docentes. Le dije a la joven que la Universidad Central de Venezuela, como institución pública autónoma, y los académicos a título personal no podíamos aceptar semejante cosa. La muchacha, inteligente y muy consciente, por demás, de la gravedad de la situación profesoral en Venezuela, comprendió al fin, pero le costó mucho aceptar, que la bondad personal puede convertirse en piedad peligrosa, como el título de la novela de Stefan Zweig.

El peligro de esta piedad reside en que se disuelve la frontera entre la vida privada y la actuación pública, la institucionalidad y el voluntarismo individual, la compasión efímera y la racionalidad mínima. Es de lamentar que en Venezuela se confunda la familia con la sociedad, otra herencia del monopolio de la generosidad pretendido por el chavismo: ¿Acaso tiene algo de malo tratar a un profesor o a un médico como se trata a un pariente en apuros que ha perdido el trabajo? ¿Acaso Chávez no era un buen padre dispuesto a satisfacer los requerimientos de su hijo el pueblo? ¿Acaso un eslogan no rezaba Chávez, corazón del pueblo?

La política angélica
El monopolio de la generosidad es ampliamente disputado cuando se trata de entrever el futuro de la atribulada Venezuela. Se han cometido gravísimos robos al erario público y violaciones atroces de los derechos humanos pero, por lo visto, hay gente tan pero tan buena que piensa que solo Cristo salva y que todos debemos sacrificarnos en la cruz del olvido con clavos de impunidad. La cursilería no escasea, tanto en las solemnes afirmaciones respecto a que los chavistas son “hermanos venezolanos”, como en los llamados al perdón y la reconciliación de cantantes de reguetón, por no hablar de políticos opositores que pretenden cohabitar con la tiranía. En todo caso, la impresión que da es que no se manejan adecuadamente los términos que se utilizan. En otras palabras, perdón y reconciliación no son sinónimos de impunidad y son perfectamente compatibles con la justicia, que no con la venganza. Pero como el lenguaje se ha podrido en estos años de ignominia y desastre, pareciera que hemos olvidado que la pedagogía política no está reñida con la precisión del vocabulario.

La política angélica, además, miente como miente el chavismo al servirse de la historia para engañar a los incautos. Decir por ejemplo que los estadounidenses establecieron relaciones de cooperación con alemanes y japoneses en lugar de destruirlos, y que, por lo tanto, debemos abrir los brazos al chavismo y fundirnos en patriótica unión, es por lo menos una tergiversación. Alemania fue bombardeada, invadida por los aliados y dividida en dos estados, además de que los jerarcas nazis y unos cuantos funcionarios fueron juzgados y terminaron sus días ejecutados o en la cárcel. Japón, por su parte, padeció dos bombas atómicas, lanzadas precisamente por los Estados Unidos. En resumen, la cooperación vino después de acciones muy duras. A título de qué se utilizan entonces estos ejemplos si se obvia la terrible lucha por medio de la cual el nazismo fue derrotado. Muy simple: dárselas de bueno pero al mismo tiempo pragmático. Una impostura, en definitiva.


Escrito por: Gisela Kozak Rovero en Literal Magazine

Migración Forzada: Realidad Aumentada para los Activistas LGBTI venezolanos

Las fronteras están representadas en la cartografía mundial con puntos y rayas, en diversas latitudes se presume que los límites territoriales son invisibles, por lo que no representan un bloqueo entre una nación y otra, sin embargo, en nuestra actualidad, países enteros han invertido energías, talento humano y cantidades irrisorias de dinero para hacer de estas barreras una estructura nada modesta y que no pueda por razón alguna pasar desapercibida.


Las vallas fronterizas establecidas en países como Estados Unidos -por nombrar un ejemplo cercano- pudiesen generar temor a movilizarse a aquellos pobladores que por alguna razón vislumbran otra región como la tierra prometida, no obstante, hay quienes a pesar de las murallas que bloquean el libre acceso entre naciones se avalanchan a la aventura de probar suerte en otro suelo.


El mismo es el caso de los migrantes que pertenecen de manera inequívoca a la Comunidad LGBTI mundial, seres humanos que ve acrecentada la urgencia de salir de sus tierras natales o segundas residencias debido al acoso y la ejecución de factores externos que los privan de sus derechos fundamentales, y vulneran su condición inherentemente humana.

Cuando la Migración Forzada se viste de Tricolor y ocho estrellas

Las estadísticas sustentan y acreditan las cifras de las personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y transgéneros que son apuntaladas a la migración forzada como única escapatoria; en este sentido, y a raíz del ascenso al poder del Socialismo a Sudamérica, específicamente en Venezuela, miles son los activistas de la minoría LGBTI que se han visto obligados a salir por los caminos verdes de su amada patria, viendo destruidos sus sueños, proyectos profesionales y metas personales.

Más allá del romanticismo, el cliché social y la lucha política, los defensores de los derechos humanos del Colectivo homosexual en el país suramericano debieron levar anclas y a costa de un dolor interno y un impulso externo y malsano salir de Venezuela sin la opción de darle una segunda revisión a esta decisión.

Las razones van desde la persecución política, la crisis humanitaria, la discriminación por orientación sexual e identidad de género, la escaza o inexistente seguridad social, hasta la búsqueda de una mejor calidad de vida o salvar la vida misma, pues en Venezuela los tratamientos antirretrovirales y medicamentos para las infecciones oportunistas no existen.

¿Razones?… Muchas, ¿El resultado?… El mismo: Salir de Venezuela

La migración venezolana ha venido en exponencial aumento en los últimos 2 años, sobre todo para los activistas y personas homosexuales VIH positivas, obligados por las condiciones crónicas de salud que afronta Venezuela en esta temática, es en demasía restringido el acceso a las pruebas de detención primaria del virus, las fórmulas lácteas para los neonatos de madres con VIH, o simples preservativos para la prevención de la propagación del virus en el país.

Sistema político dictatorial para apabullar a los que si tienen voz

La Comunidad LGBTI se ha revestido de una gallardía considerable en las últimas décadas para denunciar, exigir y luchar por la consolidación de los derechos más fundamentales y las reivindicaciones sociales y jurídicas que merece la Población homosexual venezolana, todas éstas razones suficientes para que el Gobierno de turno enfile sus alcances contra estos defensores que se han parado firmes ante la injusticia y la inacción de unos gobernantes que han hecho caso omiso de los reclamos de esta vapuleada minoría.

Se ha hecho una cacería de brujas en los últimos años para acallar a estos representantes, hasta el punto de obligarlos a salir del territorio nacional, posicionándolos en otros lugares del mundo en el estatus migratorio de “Inmigrantes”.

El calvario de ser diferente en un mundo de tan iguales

En términos sociales, Venezuela aún se posiciona en el peldaño del atraso y la involución, si hablamos de la aceptación, la tolerancia y el respeto hacia la identidad de género, la orientación sexual y la expresión de género; esta nación se encuentra hoy por hoy en pañales, sus pobladores difícilmente consideran estas realidades como un hecho existente y considerable, el machismo y el desconocimiento hace estragos en la ciudadanía venezolana, arrinconando a la población LGBTI criolla a la desidia y al acoso flagrante y extremo, otro atenuante para la migración forzada desde la tierra de Bolívar.

La movilización no siempre es autónoma, libre o auto gestionada, muchas veces los éxodos se dan a raíz de factores externos que obligan a miles de ciudadanos a huir de sus países de origen, en una especie de estampida que solo intenta de manera desesperada dejar atrás el terror, la violencia, la persecución, la discriminación, la tragedia y la hambruna. Proceso que vive hoy Venezuela de manera vívida y acrecentada.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

15 de agosto – Aniversario de “Venezuela Diversa”

Hoy arriba a su décimo primer aniversario “Venezuela Diversa”, Asociación Civil que nació con el ideario de su fundador Yonatan Matheus, quien es fiel precursor de la lucha por los Derechos Humanos de la vapuleada Comunidad LGBTI de Venezuela, país que lo vio nacer y unos años más tarde partir para forjar raíces y alzar vuelo en otras latitudes de pluripintos contextos y espacios.


Han sido años de esfuerzos inconmensurables, de batallas demandantes, pero sin lugar a dudas satisfactorias, Venezuela Diversa y quienes laboran en ella se hinchan de emoción al ver crecer en valores y experiencia esta organización humana en pro del Colectivo LGBTI.

 

Extendemos nuestra más sincera felicitación a su creador y artífice y a la loable labor que realizan día con día para desde este pequeño universo materializar ayudas palpables y un espaldarazo a la Minoría de Gays, Lesbianas, bisexuales, Transexuales y Transgénero que necesitan esa mano amiga que sin temor VeneDiver les suministra.

 

 

 

¡Felicidades Venezuela Diversa! Qué sean muchos años más de sueños realizados y anhelos por cumplir. ¡Feliz Cumpleaños número 11!

 

 

Javier Eduardo Méndez – @javowardo – Coordinación de Comunicación VeneDiver

“Miss Venezuela” emprenderá la aceptación de mujeres transgénero en próximas ediciones

La Organización “Miss Venezuela” informó que a partir de este año y para las próximas ediciones asumirán a todas aquellas mujeres transgéneros que decidan participar en el concurso de belleza al postularse a los castings y sortear las pruebas preliminares, así lo hizo saber en rueda de prensa la nueva directora de Comunicaciones y Relaciones Públicas, María Gabriela Isler.


El certamen realizó una reestructuración ética y lingüística dentro de la normativa del evento para dar cabida a las mujeres transgénero en miras a conservar el espíritu de inclusión y diversidad.

“Aceptamos participantes de sexo femenino. El reglamento no indica que sea de nacimiento. Estamos para evolucionar y crear, basándonos en enaltecer y poner a la mujer venezolana donde merece”, destacó Isler.

 

Toda esta oleada de reestructuraciones en los concursos de belleza mundial comenzó a surgir desde la inclusión de la primera mujer transgénero en Miss España este año, Ángela Ponce, quien no solo participó, sino que se alzó con la corona en la noche final, haciendo historia en este tipo de certámenes.

La recién estrenada directiva de la organización Miss Venezuela, formada por las exmisses de este concurso Jackeline Aguilera Miss Mundo 1995, Nina Sicilia Miss International 1985 y la Miss Universe 2013 María Gabriela Isler, expresaron la marcada intención de la competencia venezolana de asumir el reto de inclusión.

 

“Es una simbiosis perfecta con lo que siempre ha sido mi esencia en la cual no me he querido desligar nunca, que es el tema de la belleza y de los reinados tanto en Venezuela como en el exterior”, dijo Sicilia.

Javier Eduardo Méndez -@javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Fundación “Reflejos Venezuela” empodera a la Comunidad LGBTI

La Fundación “Reflejos Venezuela” organizó un foro en la ciudad de Caracas, capital de Venezuela, con el fin de empoderar a la Comunidad LGBTI de ese país suramericano a través de la información efectiva, el contenido presentó los pasos para el reconocimiento y la defensa de las personas con orientación sexual diversa.


En una coalición con la organización Defiende Venezuela, se llevó a cabo esta actividad sobre la discriminación y el reconocimiento de los derechos humanos a la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales venezolanos.

Margarita Rojas, directora de Reflejos Venezuela recalcó la importancia del manejo de los derechos para tener la invaluable opción de no solo exigirlos sino aceptarlos, hizo énfasis además en el hecho de vivir con plenitud la ciudadanía venezolana en libertad y sin etiquetas.

“Nosotros como homosexuales, lesbianas, bisexuales, personas transgénero e intersexuales tenemos el mismo deber y derecho de ser ciudadanos en Venezuela por igualdad. Todos los derechos para todas las personas, por los mismos nombres sin etiquetas y estamos en pro de eso”, apuntó Rojas.

Rojas manifestó estar en la lucha por garantizar a los adolescentes LGBTI las herramientas para aceptar su orientación sexual, identidad y expresión de género, así como también ser garantes de los seguimientos pertinentes a crímenes de odio y discriminación contra la minoría LGBTI, sobre todo los más jóvenes.

“En muchos casos estas situaciones extremas los ha llevado al suicidio, situaciones de calle, a no tener acceso a la educación. Estos son casos que tienen que ser conocidos y tenemos que ser la voz de lo que no pueden y tener responsabilidad para que esos derechos humanos sean reconocidos”, destacó.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Édgar Carrasco el venezolano “entendido de izquierda”

Édgar Carrasco padre y creador del génesis del activismo LGBTI en Venezuela, pionero y precursor de la lucha por los derechos de los hombres gays de la época de los 70´s, homosexuales que estaban energizados por los eventos que revolucionaban el mundo, los eventos de Stonewall, la muerte de Jimi Hendryx y Elvis Presley y el escándalo de Watergate, cobijaron a los venezolanos homosexuales a recorrer mundo y ver que estaba pasando en la movida gay.


Muy a pesar de la evidente discriminación de la Venezuela de “Antaño”, con la realidad LGBTI y quienes tildaron este arriesgado movimiento social de Carrasco como “El Grupo de las Locas Comunistas”, se inició la revuelta social de los primeros gays que alzaron la voz dejando ver que allí estaban dispuestos a no detener la novel lucha venezolana.

Este oriundo de La Guaira funda el “Movimiento Entendido” en 1979, pero su lucha inicia mucho antes al ser punta de lanza en su propia historia y aceptación de su realidad, ya que es bien sabido que para poder liderar debes haber batallado en solitario tus propias luchas y así refieren a su espíritu inquieto y libertario quienes los conocen y lo apoyaron en esta iniciativa LGBTI criolla.

“Desde muy temprano sabía que era diferente, pero lo asumí muy tarde en comparación con muchas personas. Siempre lo rechacé y me acerqué mucho a la iglesia porque creía que Dios me lo iba a resolver”, destaca Carrasco.

 

Este asumido activista se ve movido por la pérdida de seres muy queridos en manos del SIDA, trágico evento que lo llevó a crear una fundación para paliar de alguna manera los estragos que hacía este mal en la Caracas de ese entonces, capitulo en su leyenda personal que lo marcó de por vida.

Sin lugar a dudas la Población LGBTI venezolana precisa pagar tributo a este luchador social, que se afianzó en su carrera como abogado litigante para llevar a feliz término duras batallas en pro de los hombres gay de su era, que rebota de manera directa y certera en la nuestra.

¡Gracias Édgar Carrasco, pues honor a quien honor merece!

Javier Eduardo Méndez – @javowardo /Coordinación de Comunicación VeneDiver

Lluvia y crisis empapan la marcha y el Orgullo LGBTI en Venezuela

Este domingo se celebró en Venezuela la Marcha del Orgullo 2018, la tradicional manifestación de visibilidad y reclamo de la población de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y transgénero, quienes salieron a las calles a demostrar el empoderamiento que algunos afirman les ha dado la revolución que lidera el país suramericano.


El desfile por los derechos en Caracas, capital de Venezuela, inició su recorrido en el este de la ciudad desde la estación del metro Miranda, con una multitud no tan numerosa como en años anteriores, “18 años rompiendo el Closet”, fue el lema que acompañó la macha de este año, slogan que insinúa un proceso de visibilidad y logro de derechos que nadie asume y que no existe.

La atmósfera festiva estuvo ausente en esta manifestación, la celebración por los derechos obtenidos para y por la Comunidad LGBTI hubiese sido absurda, pues Venezuela es la región más atrasada en Latinoamérica en términos de logros sociales y legislativos, el matrimonio igualitario, la adopción por parte de las familias homoparentales, el cambio de nombre registral, son avances que ni siquiera están en formal discusión para ser aprobados en ningún ente del Gobierno venezolano.

La logística de la movilización se vio empañada por las constantes lluvias que mantuvieron paralizada la caminata por casi tres horas; a pesar de las desfavorables condiciones climáticas, cientos de personas del Colectivo LGBTI, decidieron alzar la voz ante la desidia en la que se encuentra sumergida esta minoría.

La crisis ha estrangulado la calidad de vida que gozaban los LGBTI venezolanos, hoy en día la precaria situación ha impulsado a muchos a migrar del país, sobre todo aquellos en condición médica comprometida con VIH/Sida, pues los tratamientos retrovirales escasean en Venezuela.

Javier Eduardo Méndez – @javowardo / Coordinación de Comunicación VeneDiver

Venezuela: La impunidad continúa en medio de una situación sombría de derechos humanos

GINEBRA (22 de junio de 2018) – Un informe de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas publicado hoy viernes pone de relieve el hecho de que las autoridades venezolanas no han responsabilizado a los autores de graves violaciones de los derechos humanos, entre las que se incluyen homicidios, el uso excesivo de la fuerza en contra de manifestantes, detenciones arbitrarias, malos tratos y tortura. El informe también deja al descubierto el grave impacto de la crisis económica y social que atraviesa el país por lo que se refiere a los derechos a la alimentación y a la salud.

El informe ofrece una actualización con respecto a varias de las violaciones de los derechos humanos que fueron documentadas en el informe sobre la República Bolivariana de Venezuela publicado por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU en agosto de 2017. Mientras que el informe anterior se focalizó en el uso excesivo de la fuerza y las presuntas ejecuciones extrajudiciales ocurridas en el contexto de las protestas, este nuevo informe documenta también los testimonios creíbles e impactantes sobre las ejecuciones extrajudiciales perpetradas en el curso de presuntas operaciones de lucha contra del crimen que se llevaron a cabo desde 2015 bajo la denominación de “Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP)”.

De julio de 2015 a marzo de 2017, la Fiscalía General (Ministerio Público) registró la muerte de 505 personas a manos de las fuerzas de seguridad durante las mencionadas operaciones. Los testimonios recogidos sugieren que esas muertes se enmarcaron en un determinado patrón de comportamiento de las fuerzas de seguridad: la realización de incursiones en los barrios pobres con el fin de detener a “criminales”, sin orden judicial; la muerte de jóvenes que correspondían a un cierto perfil, en algunos casos en sus propios hogares; y finalmente, la manipulación por las fuerzas de seguridad del lugar de los hechos para simular enfrentamientos y poder afirmar que las muertes fueron el resultado de intercambios de disparos.  

“Los testimonios de las víctimas, cuestionaron si realmente las OLP tenían el objetivo de desarticular a los grupos delictivos”,  señala el informe. “Un conjunto de elementos aparece indicar más bien que las OLP constituyeron un instrumento para que el Gobierno mostrara supuestos resultados con respecto a la reducción de la delincuencia.”  

Por iniciativa de la anterior Fiscal General, quien fue remplazada en agosto de 2017, se iniciaron investigaciones contra 357 agentes de las fuerzas de seguridad en relación con los homicidios mencionados. Desde esa fecha, no se ha comunicado ninguna información pública sobre el avance de las investigaciones; uno de los principales obstáculos a la divulgación de dicha información ha sido el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), que está encargado de las investigaciones y es a la vez el principal presunto responsable de la mayoría de las muertes.

Las OLP fueron sustituidas en enero de 2017 por otra operación denominada Operaciones Humanitarias de Liberación del Pueblo, que son mucho menos transparentes que las OLP y más difíciles de rastrear. En todo caso, según las informaciones comunicadas por la sociedad civil, los homicidios han continuado. El informe también documenta la muerte de 39 reclusos en un centro de detención del estado de Amazonas, en 2017, y de siete miembros de un presunto grupo armado en Caracas, en 2018, en el curso de operaciones en que los agentes de seguridad utilizaron presuntamente fuerza excesiva.

La impunidad también parece ser generalizada en beneficio de las fuerzas de seguridad presuntamente responsables de la muerte de al menos 46 personas durante las protestas de 2017. La anterior Fiscal General había cursado al menos 54 órdenes de detención, pero hasta ahora la Oficina de Derechos Humanos de la ONU ha podido conocer de un solo caso en el que se ha iniciado un juicio formal. Se ha señalado la desaparición de pruebas esenciales que figuraban en los expedientes de los casos denunciados, y los fiscales del Ministerio Público encargados de las investigaciones fueron remplazados tras el nombramiento del nuevo Fiscal General, en agosto de 2017. La Guardia Nacional Bolivariana también habría bloqueado las investigaciones.

“Las autoridades estatales no han investigado de manera oportuna y eficaz los casos de uso excesivo de la fuerza y de muertes de manifestantes tras la acción de las fuerzas de seguridad”, sostiene el informe. Varios familiares de las víctimas indicaron que “habían perdido la confianza en el sistema de justicia y que no esperaban que el Gobierno fuera a rendir cuentas de manera fehaciente sobre lo ocurrido”.

Según la información recibida, algunos de los agentes de las fuerzas de seguridad acusados de haber cometido ejecuciones extrajudiciales de manifestantes han sido puestos en libertad, pese a que existen órdenes judiciales de detención en su contra. Todos los familiares de víctimas que fueron entrevistados indicaron que no tenían confianza en la Comisión para la Verdad, la Justicia, la Paz y la Tranquilidad Públicas, establecida por la Asamblea Constituyente.

“El hecho de no haber responsabilizado a las fuerzas de seguridad por las violaciones tan graves de derechos humanos que se han perpetrado sugiere que el Estado de Derecho está prácticamente ausente en Venezuela”, dijo Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. “Desde hace años se vienen menoscabando las salvaguardias y los equilibrios institucionales, así como el espacio democrático en Venezuela, lo que deja un escaso margen para hacer rendir cuentas al Estado.  La impunidad debe terminar”.

Debido a que el Gobierno de Venezuela no ha otorgado a la Oficina de Derechos Humanos de la ONU el acceso al país, pese a las repetidas solicitudes cursadas, y habida cuenta de la gravedad y la naturaleza de las violaciones, el Alto Comisionado Zeid ha recomendado al Consejo de Derechos Humanos que se establezca una Comisión de Investigación sobre la situación en Venezuela.

“Dado que el Estado parece no tener la capacidad ni la voluntad de enjuiciar a los responsables de las graves violaciones de los derechos humanos, existen sólidas razones para considerar una mayor implicación de la Corte Penal Internacional en esta materia,” añadió Zeid. 

Varios profesionales de la salud también describieron a la Oficina de Derechos Humanos de la ONU el grave deterioro de los centros de salud. La escasez sistemática de equipo y medicinas esenciales, la salida de médicos del país, empujados por los bajos salarios y la hiperinflación, y la falta de transparencia del Gobierno, que en ciertas ocasiones ha respondido a las críticas amenazando o incluso deteniendo a los profesionales de la salud y los periodistas que han denunciado la crítica situación sanitaria, son factores que han contribuido a la dramática crisis de salud en el país.

Por otra parte, el informe señala que el Gobierno se ha negado a reconocer la magnitud de la crisis alimentaria del país, incumpliendo así su obligación en virtud de las normas internacionales de hacer todo lo posible para asegurar el ejercicio de los derechos a la salud y la alimentación. La información disponible da cuenta de un rápido incremento de la desnutrición infantil.

“Hay familias que se ven obligadas a buscar comida en los contenedores de basura. Según algunas estimaciones, el 87 por ciento de la población e Venezuela está afectada por la pobreza, y el 61,2  por ciento se encuentra en situación de pobreza extrema; 1,5 millones de personas han debido salir del país desde 2014”, dijo Zeid. 

“La situación de derechos humanos de la población de Venezuela es sombría. Cuando una caja de pastillas para la hipertensión cuesta más que el salario mínimo mensual, y la fórmula de leche para bebés, más de dos meses de salario, pero protestar contra una situación tan desesperante puede llevar a la cárcel a quien protesta, la extrema injusticia de tales circunstancias se manifiesta con toda su violencia. Insto al Gobierno de Venezuela y a la comunidad internacional a tomar medidas inmediatas para evitar un mayor deterioro”, añadió.

Las organizaciones de la sociedad civil que se ocupan de cuestiones relativas a los derechos humanos también siguen confrontadas a severas restricciones legales, campañas de desprestigio, amenazas y acoso, así como a acusaciones de haber cometido delitos, tales como actos de terrorismo y de traición a la patria. Aunque el número de detenciones arbitrarias e ilegales es ahora menor que durante las manifestaciones masivas del año pasado, han continuado de una manera más selectiva. Valga mencionar el caso de un grupo de jóvenes amigos que intercambiaron mensajes a través de una red social sobre la posibilidad de acudir a una manifestación, y que fueron detenidos y privados del contacto con sus familiares o abogados por más de cuatro meses. Recientemente, fueron puestos en libertad condicional.

La Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas recibió información según la cual al menos 280 personas que habían sido arbitrariamente privadas de libertad por expresar sus opiniones políticas, por ejercer sus derechos humanos o por ser consideradas como una amenaza contra el Gobierno, siguen recluidas en condiciones deplorables*. De acuerdo con estimaciones de organizaciones de la sociedad civil, más de 7.000 personas fueron puestas en libertad condicional, pero viven con el miedo de ser detenidas nuevamente o a la espera de que se inicien los juicios en contra suya. También se sigue violando sistemáticamente el derecho al debido proceso.

El informe también documentó unos 90 casos de personas detenidas que fueron sometidas a tratos crueles, inhumanos y degradantes desde 2014, tratos que en muchos casos pueden llegar a constituir tortura. El informe detalla también el maltrato de que han sido objeto los familiares de las personas detenidas en el momento de las visitas.
El informe se compiló a partir de 150 entrevistas y reuniones mantenidas con venezolanos, incluyendo al menos 78 víctimas y testigos, así como a partir del examen de la información procedente de un amplio abanico de fuentes. Los resultados del informe indican que se sigue aplicando una política de represión contra quienes disienten del Gobierno.

FIN

*Las cifras se actualizaron con datos recibidos después del período abarcado por el informe.

El texto íntegro del informe está disponible aquí:https://www.ohchr.org/Documents/Countries/VE/VenezuelaReport2018_SP.pdf

Para mayor información y solicitudes de prensa, favor contactar a:
Rupert Colville (+41 22 917 9767 / rcolville@ohchr.org ) Ravina Shamdasani (+41 22 917 9169 / rshamdasani@ohchr.org) o Liz Throssell (+41 22 917 9466 / ethrossell@ohchr.org) o

 

Somos una organización de carácter social, promotora del respeto a la dignidad humana que nace el 15 de agosto de 2007, con la finalidad de promover y defender los derechos humanos de las personas Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersexuales en Venezuela.

J-296063737

Escríbenos





Nuestros contactos

Caracas, Venezuela

+58-212-000.00.00

venezueladiversa@gmail.com